viernes, 22 de abril de 2011

3738.- PEDRO DONANGELO




Pedro Donangelo, 1949, Buenos Aires (Argentina)
No tiene libros publicados. Administra el blog El poeta ocasional, www.elpoetaocasional.blogspot.com





Bajo Belgrano: la curva

el camino no se curva –corrijo al recuerdo – sino a la altura del segundo monobloc.
El bullicio de los loros y la sombra que se escurre
alertaron sobre el recuerdo,
cómo erosiona.
Reposo del ciclista bajo el verde que estalla cada tanto.
Otro verde ondula en el campo de golf como una melodía,
un tono contrapuesto al del fondo:

cerca del río
truena el avión que volará de los árboles










Un paseo

al fin hiciste lo que pensabas:
correr el clavo para ubicar casi en el mismo sitio
un plato incomparable.
Ese día o el día anterior al que corriste el clavo
viajamos al centro, pero la recluida, imprevistamente,
apresuró el regreso
y próximos al Palacio de la Pizza
abandonamos tu mirada
en el mendigo que exhibía el pie partido









Envíos a domicilio

un día pediste amor
y toqué el timbre.

Pegatinas como piezas de museo condecoran la puerta
de la heladera, pero a quién llamar
que no demore
una motocicleta de emergencias del alma.

Nosotros, los breves invitados,
apagamos las luces en la noche clara.
Sólo la luz emigrante desde un vidrio esmerilado,
enfoca los restos de una pizza,

alabados restos
por la luz de al lado
y los vestigios de las constelaciones.











Como Chéjov

minutos antes del canto del zorzal
o de la alarma del despertador,
empieza a lamer mi cara.
El péndulo vivace del rabo
expresa la urgencia
de visitar el árbol y las mismas baldosas,
pero, especialmente
reconocer la marca
de su propia vida indiferenciada
y aunque nunca leyó a Chéjov
sigue el consejo sobre la escritura
en cuanto a su esencia: oler
como la primera vez
a diferencia del amigo que despierta,
que rastrea la pista del error existencial,
entre las brisas y tormentas
de los recuerdos




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada