viernes, 1 de abril de 2011

3660.- NATALIA MOLINA



NATALIA MOLINA
Nací en septiembre de 1973 en Bahía Blanca (Argentina). Me crié en Sierra de la Ventana, donde vivo actualmente. Estudié Periodismo en la UNLP, alguna vez me recibiré. Hago radio desde los 18 años. Ahora curso la tecnicatura en Gestión cultural en la UNDMP y el Diplomado en Comunicación Social de La Vaca (en Bs. As. una vez al mes).
Publiqué en el 2006, en forma autogestionada, “Gastronomía amorosa”, mi primer libro de poemas, prologado por Roberta Iannamico e ilustrado y transcripto por Guillermina Prado, con tapas de cartón pintadas a mano por mí.
La Editorial Zediciones, dirigida por Marcelo Neyra, está por publicar mi segundo libro de poesía “Mejunge”.
Realizo en Fm de la Ventana, junto con Santiago Pueblas, un micro de poesía y música, que se llama Ambrosía, y una columna dentro del programa “Volubles”, que se llama Alcoyana Alcoyana tiempo de coincidencias, que es ecléctica en contenido y musicalización. También integro el colectivo de comunicación popular de Radio La Cantora, “una radio realizada por personas privadas de la libertad”.
Participo de distintos grupos, y creo en el arte como forma de comunicación y resistencia, por eso siempre ando pergeñando algo.
Mi blog es www.alcoyanaalcoyana.blogspot.com y mi correo es flordelasierra@gmail.com
Estos poemas integran “Mejunge”.





derramándose
en el último gemido se desmayó la luz
no sabe pedir perdón
va
derramándose
en bocas lejanas
su cuerpo es habitado
por un cuervo
(dice llamarse amor)
y le come las entrañas





sin brújula
atravesó el paisaje
subió y bajó de él
sin brújula

ahora la noche
es la piel del recuerdo
y no hay mapa
que resista
su fulgor





ritual
ante los designios del sueño
estoy
estás

desnudo mi voz
en tu voz
atravieso la sed
tajo ancestral
de dar aliento
al fuego
que arde e ilumina




ojo al piojo
estallan telepods en los lagos de marte
natalias subvirtiéndose
ojo al piojo
estas mujeres chumban
pero no muerden
ladran como perras al sol
y te muestran los dientes
desconfiadas
confían en su instinto
que a veces anda por saturno
cuando ellas pisan tierra
estas teletransportadoras
yerran feo
por ej.
dicen amor
y salta el desamor en la maquinola
tercas
repiten
amor amor amor!
cuando el pronóstico es todo lo contrario
pero no aprenden más
se les salta la cadena
cada 2 metros
e igual siguen
pedaleando hacia la luna
con escalas
obviamente
peleadoras natalias
que se tiran de las mechas
-nooo, vamos para el norte
-nooo, al sur
-y si mejor vamos al oeste?
-a ver chicas si llegamos a un acuerdo?
-vayan todas a la cucha!
-dejensé de aullar en plenilunio!
-paren ya de escribir boludeces!.


Posted by poetas al volante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada