Poetas en Toledo:
Antonio Daganzo (España), Miguel Cabrera (Perú), Ahmad Yamani (Egipto), Ángel Guinda (España), Fernando Sabido Sánchez (España), Charo González (Chaglez Fotografia) y Theodoro Elsacca (Chile).

miércoles, 29 de mayo de 2013

RICARDO VIRTANEN [9918]


Ricardo Virtanen
(Madrid, 1964)

Profesor, músico, poeta y crítico literario. Estudió Filología Hispánica e Inglesa en la UCM, por la que es doctor con la tesis “La experiencia vanguardista de Guillermo de Torre”, y Guitarra y Percusión en el Conservatorio de Madrid. Ha publicado, entre otros libros, Lengua resuelta (1999), Hitos y señas. Antología de la poesía española (1966-1996) (2001) y los poemarios Notas a pie de página (2005) y La sed provocadora (2006). Escribe asiduamente crítica literaria.




Poemas



DOLOR DE LA ECUACIÓN MUERTA
   
Son días y misterios invencibles.
Bajo la muerte de mi pensamiento
hay muertes milenarias,
humanas sensaciones de otras vidas
paganas, deseantes de mi sueño.
Si me evado en la fiebre,
me corrompe una voz, presagio inútil
de la vigilia de oro que desprecio;
si la realidad palpo con mis ojos
despiertos,
surge la luz funesta de aquel siglo
que aguarda mi destino, sigiloso.

No mates los instantes más hirientes:
hay que comprometerse con los días.
               
                                    Notas a pie de página, 2005






HAIKUS
  
Cada verano
mi corazón persigue
noches sin días.


Acude al llanto
en flor de un campo helado
la primavera.

                              
Pasa la alondra
y el sol es puntual
en su salida.


Miro la nieve.
Cruza la oscura sombra
de un grajo negro.


Anuncian algo
campanas de la plaza.
¡Ríes incrédulo!


Amas el cedro
de la plaza vacía
de tus veranos.


Algo perfuma
las tardes del otoño.
Te hallas ausente.
  

Sólo el aroma
de aquella despedida
piensan tus sueños.

                 La sed provocadora , 2006






Eco de urracas
tañendo en tus oídos
después del sueño.


Alcaravanes
de tu memoria aciaga.
Volando mudos.

Nueva estación.
Esperas otro otoño.
Andén vacío.

               





TANKA
  
Oigo caer,
lentamente del sauce,
hojas pesadas.
Mis lágrimas también,
presagios de algo incierto.
                                   









IV

"Aquel jardín
sin estatuas presiente
ecos de piedra."


VIII

"En los borrosos
pentagramas del cielo,
nubes y dioses."


LIV

"Tendría al fin
que morirse el cerezo
para olvidarla."


LVI

"Ni con mirar
la luna has comprendido
por qué estás solo."


LVIII

"La lentitud
de mis recuerdos tiene
alas de bronce."


LX

"El río arrastra
por la corriente abajo
quizá mi rostro."


LXI

"Tantas ventanas
para que acaso el cielo
sea promesa."

 ("Sol de hogueras")







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada