martes, 4 de octubre de 2011

4852.- LELIO R. GURRUCHAGA


LELIO R. GURRUCHAGA
Nació en Rosario, provincia de Santa Fe, República Argentina. Docente de extensa trayectoria ha desempeñado cargos directivos a nivel secundario en la Escuela Superior de Comercio “Libertador Gral. San Martín” de la Universidad Nacional de Rosario.

Comenzó su vocación por las letras siendo alumno universitario. Hoy se dedica plenamente a esa tarea y es en abril de l997 cuando publica su primer libro titulado “Pensamientos y Poemas”.

Compone en los años l997, l998, l999, 2000, 2001, 2002 y 2003 en forma de doce folletos de doce temas cada uno, la obra “Dodecaedro”.

Su estilo queda impreso con la aparición de nuevos libros . Visitar link de “Libros”.

Se destaca como mérito importante en su carrera literaria la participación en el XIX Congreso Mundial de Poetas, realizado en la ciudad mexicana de Acapulco entre el 25 y 29 de octubre del año l999. Allí, el escritor hizo un valioso aporte, representando a Argentina, con dos poesías incluidas en el programa del prestigioso evento.

Una de ellas, “Alabastro”, integró la sesión de trabajo sobre poesía Iberoamericana, del miércoles 27, mientras que “Madrugada”, el otro de sus poemas, aparece publicado en la Antología del Pensamiento Mexicano, del mencionado Congreso, pág.282, en castellano y traducido al inglés.

Mencionamos que los libros, “Cosas”, “Madrugadas”, “Magín” , y “Sustrato” del escritor, merecieron conceptos elogiosos de alumnos hispano-parlantes del curso “Economic Problems of Latin America” que dictaba el Profesor Dr. Osvaldo Bacchetta en el Queens College, City University of New York; a quienes se les facilitó para su lectura y opinión.

La Biblioteca del Queen Collage, con fecha Octubre 14 - 2004, aceptó la donación del libro del Autor Rosarino: "Canto de Hombre" y su CD con 32 poemas.

En la actualidad participa y colabora en recitales de poesías, tertulias, en entidades literarias, y emisiones radiales relativas a las letras, en diferentes lugares del país. Además en páginas literarias de Internet y Grupos internacionales como SIPEA, (México), CAFEPARADOS (Perú) y ARTES PIANO BAR.

Cuenta con trabajos literarios publicados en distintos medios gráficos de Argentina y del extranjero.

Lelio es el primer socio extranjero del Grupo Literario SIPEA - México, de donde recibe y envía permanentemente obras literarias y comentarios. Como tal, fue elegido Padrino del Grupo en su oportunidad, pertenece al Consejo de Honor de dicho grupo.

El Grupo Literario SIPEA cuenta como Asesor Literario Vitalicio al Dr. en Literatura Manuel S. Leyva Martinez, poeta de reconocida actuación internacional en las letras.

Los Dodecaedros 5, 6 y 7 junto con el libro “Madrugadas” fueron expuestos en el stand de Autores Rosarinos en la “Feria del Libro de Rosario” II Edición. Asimismo los Dodecaedros 5, 6, 7 y 8 con los libros “Madrugadas” y “Magín” fueron expuestos en el stand K 1118 de la Cámara Argentina de Publicaciones en la 28.ª Exposición Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

"Canto de Hombre", fue presentado en el ámbito de la 30ª Exposición Feria Internacional del Libro en Buenos Aires. "El Libro del Autor al Lector".

"Contorno" se presentó en ese mismo ámbito de la 31º Exposición Feria Internacional Del Libro Buenos Aires.

Posteriormente, Lelio ha publicado los libros "Contorno", "Chañar en Flor", "El Árbol", "Amor, Simplemente Amor", "Semillas de Amor", "Alma de Tango" y "El Hombre de Vitruvio".
WEB DEL AUTOR: http://www.leliorgurruchaga.com.ar







Oda al 25 de mayo de 1810

Mi alma se arrodilla en este día,
en el histórico umbral
de la mañana del veinticinco de mayo,
y se exalta con súbita alegría.

Fortaleza joven la de aquella jornada,
nacía un pueblo, la nación argentina,
con el golpe de agua de una nubada
y lágrimas de parto.

La gloria quemaba con afán de libertad,
aptitud de una esperanza
en ojos que reían, en ojos que lloraban,
por una ardorosa y sagrada causa.

En la plaza vibraba potestad altiva
el sacudimiento de una perspectiva,
que entrelazaba laureles, entrelazaba cintas
celestes y blancas que prometían honras.

Un orbe confuso de ensueños y obras
paría el veinticinco de mayo
de mil ochocientos diez, con dudas,
dentro de un nubarrado de color gris.

La Historia movió la pieza de jaque al rey
con inspiración de una hazaña nueva.







Del libro: Sueños

Mi pueblo

Con el ánimo puesto en júbilo
anduve por las calles de mi pueblo dormidas,
pero de tierras pródigas en trigos maíces y sojas
obras de la propia mano de Dios.

Visité el sitio de juegos adolescentes
donde practicábamos deportes,
futbol, el preferido; amplio patio de nuestra
vieja casona de añejas instalaciones.

La parra, cargada de uvas, su sombra
regalaba amable al abierto terreno,
las tardes de sol del verano
creciendo con los niños de la casa.

En ese domingo quieto y seco
la iglesia de pesadas campanas,
llamaba a su gente a orar en la misa
por mejores cultivos con prontas lluvias.

Recuerdo vivo de mi pueblo pegado
a la estación de un ferrocarril hoy inexistente,
donde maniobraban locomotoras
armando el transporte de gentes y cosechas.







Con paso errado

Con paso errado fui tras de ti
por el camino que tu gracia marcaba,
cuando tener amor a alguien pensaba
en los momentos de horas de alcohol.

Fue un intento de amor sin embarcadero,
en el que entran las embarcaciones
forzadas por el mal tiempo,
sin reconocer perceptibles umbrales.

Te anudaste a mi espíritu maltrecho
y fuiste derrotada por mi pasado,
pobreza de escenario sin contenido
con un meollo seco y envanecido.

Tal vez no comprendí el daño
que ocasionó mi ocaso vencido por el error,
por ti intenté el esfuerzo de madurar
un amor despojado de fulgor.

La aventura fue fracaso de ambos
moneda imaginaria sin arraigo aceptaste,
sin valor y sin peso que cargó un viento
envejecido y carente de temperamento.






Anhelos

Dejo mi verso en tus manos,
amada, esperando el final del día,
para ligar tu sentimiento al mío
con ansias de adormecido ocaso.

La tersura del cosmos azul
confirmará el amor dilatado,
tocaremos su existencia para
considerar el mentiroso olvido.

Retornemos a la felicidad de los días
de lecho compartido donde el amor,
en tus pechos de alabastro, alcanzaba
los pétalos brillantes de la flor.

Aceptada la ofrenda para aplacar la culpa
ganó el doble juego en el amante y la amada
aceptado el golpe de la profunda espada
donde el huracán y la calma se abrazaron.

Con las caricias soñadas llegó el brote
que en secreto impuso la acción futura,
delicia del arisco amor callado en un anhelo
por la timidez extrema de la dulzura.





Poesía del Libro:
Repasando Poemas

Sofisma

Encontrarte amante singular
fue una locura
así como tu desnudez fue miel
que no dejó de nutrir la trampa

fui prisionero de un sofisma
gocé y sufrí cuando enardecido
entre tus besos de ocasión
mi cuerpo y alma te amaban

fuego perverso me consumió
en brasas encendidas
por el príncipe de los demonios
al amparo de mis deseos

masoquismo y fiebre
mi pasión desquiciada
aún hoy te pretende y te maldice
por un hechizo pervertido.









Confesión

¡ Mujer mía !
el tiempo, en su transcurrir,
nos deja ansias remotas
con piel envejecida;
con piel de flor descolorida.

Sin embargo, nuestros cuerpos
muestran en espacios de melancolías
altivas figuras esbeltas,
flecos de sol del mediodía,
que intentan encender la hoguera.

Eolo, dios de los vientos,
desata los velos
a la paloma de primavera,
que en su pico trae
veraces residuos de juventud.









Alma de Tango

Sumergida en ensueños
mi alma se acerca a vosotros,
creando horas que nunca dan disgusto
sin esfuerzo alguno y con aire vivo.

Se acerca a ese Olimpo
donde residen pacientes dioses,
que ceden al designio, vuestras vidas nutricias
motivadas sólo por ellos y sus estros.

Piazolla, Pugliese, Darienzo, Troilo
junto a Firpo, Julio Decaro, Mores y Tanturi,
se alzan egregios en el sueño
como un puñado de titanes.

En medio de una universal admiración,
cada vez más ferviente,
únicamente rendida
a la sensible simiente por vosotros enaltecida.

Rostros felices,
surgen de alígeros anhelos,
metidos en exordios de relieve pretérito
por níveos ángeles alados.

La amplitud serena de mi mirada
levanta hacia las nubes su inquisición,
y los ve uno a uno
viajando libres en el cosmos.

Conviviendo con estrellas
y con esta alma mía en planetarias
distancias, sólo alcanzadas para venerarlos
como soles en su pompa y en su fuego.








Impulso de los deseos

Camino por ti, amor mío, senderos
de sueños en busca de hazañas atrevidas,
inducidas por el etéreo licor del amor
que embriaga los deseos.

El trono del querer siento mío a tu vera,
único protagonista del libreto del reino,
donde tú eres mi azucena perfumada
por Van Gogh entre sus mirasoles pintada.

Ansío tu cuerpo con furor de tempestades,
genio que lleva en sus ráfagas
dulces como miel, el reposo del después
en brazos de las nereidas.

Jóvenes de medio cuerpo arriba de mujer bella,
y pez en lo que queda del todo, residentes en el mar,
dan aroma de agua salobre a mis ansias
y horas brillantes a la ceremonia de amar,

en el azul de la noche, donde el sonrojo
de tu rostro intenta disimular requiebros,
ponemos ardor en el corazón del querer
¡ ante el sensual impulso de los deseos !










Culpa (poema distinto)

Útero con huevo de reptil
degenerada herencia violada
maldición bíblica
imposibilidad de evadir culpa
estigma remoto
retenido por cordón umbilical
confesión adúltera
a negra sotana
inquisidora estéril.





Poesía del Libro:
Repasando Poemas

Fuego de mujer

Fuego de mujer
nacido en volcán siciliano
vuelca encendido torrente
en mi jardín de rosas púrpuras

sol rutilante
reflecta río marrón
que lleva tu cuerpo diamantino
peregrino de emociones intensas

por fin
llegas a mi noche
luciérnaga enamorada a colmar
cóncavo cristal de azahares

lentamente la aurora despereza
tiempo de amanecer
aluvión de luces pródigas
desvanece arrebato pasional.







Íntimo deseo

:: Libro: Chañar en flor ::

Expreso a mi mundo de hoy
posible y corpóreo,
el día a día del existir
en un íntimo deseo.

Está en él, el amor hecho conciencia
de paz, que mi norte quiere beber
de tu boca en tiempos de imagen
desquiciada, enloquecida y ofuscada.

Mi deseo no quiere cabezas con amarguras
sí, realidades inundadas de sonrisas,
no, enrojecidos ojos con señales de llanto,
sí, relación mutua que no esté en guerra.

Quiere vivir un mundo
donde el ideal de esperanza
sea armónico, con relación adecuada,
entre los elementos de un todo.

Quiere auroras en la cima
de pobrezas y conflictos,
estrellas encendidas en los corazones,
oraciones creíbles para la humanidad.

Entonces, mi íntimo deseo será
jardín de hierbas verdes, connatural
a los cantos de fe del poeta, cual lira
de Horacio, modelo clásico de mensura.








Retorno a Dios

Época de disparates
domésticos y foráneos, preña
las mentes de exterminio sordo,
negando retorno a Dios.

Amanecer de causa esclarecida
es necesario para el mal y el recelo.
Lanza larga de paz para verdugos
que afligen el planeta.

Invasión de inútil crueldad
lastima la humanidad, mientras
fríos conductores ignoran la razón
de Dios, sabiduría para tanta locura.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada