jueves, 20 de octubre de 2011

YONG-TAE MIN [4.983]


Yong-Tae Min

Yong-Tae Min (1943) es un hispanista y poeta surcoreano.
Yong-Tae min se doctoró en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y es catedrático de literatura española y latinoamericana en el Departamento de Filología Hispánica de la Universidad Corea en Seúl. Ha sido presidente de la Asociación Coreana de Hispanistas, vicepresidente del PEN Club coreano y tesorero de la Asociación de Hispanistas Asiáticos. Actualmente es presidente del Club de Amantes del Español, dirige el Instituto de Investigación de España y América Latina de la Universidad Corea, y es vicepresidente general de la Asociación Asiática de Hispanistas. Aparte de cultivar la lírica en español, ha escrito ensayos sobre Cervantes, Federico García Lorca y la tradición del haiku en la poesía hispanoamericana, y ha traducido al coreano a César Vallejo, Vicente Aleixandre, Pablo Neruda y Octavio Paz.

Obra

En español ha publicado los siguientes libros de poemas: A cuerpo limpio (Madrid, 1971), Tierra azul (Madrid, 1974), Isla (Barcelona, 1977), Obra poética de Yong-Tae Min (Burgos, España, 1985), Río de Viento, antología pasajera de Yong-Tae Min (Guadalajara, México, 1995), La lluvia tiene 11 años (2008), Azares y Azahares (2008) y Versos de río de viento (Madrid, 2014). Yong-Tae Min ha publicado, además, ensayos sobre Federico García Lorca y la tradición del haikú en la poesía hispanoamericana, y ha traducido al coreano a César Vallejo, Vicente Aleixandre, Pablo Neruda, Octavio Paz. En 2015 publicó su traducción del Quijote, con notas y comentarios.

Yong-Tae Min es Académico corresponiente de la Real Academia Española y en 2016 recibió “Le Gran Prix  Mihai Eminescu” en el Festival Mundial de Poesía de Craiova (Rumania).




GRILLOS EN CADA ESQUINA

Las cosas o las rosas o las losas
siguen en pie, y también los faroles de la Corredera Baja
y los rincones de la calle Puebla:
falta la gente y la carne rosada
y su olor a la manzana recién lavada por el pudor
adolescente y un nombre de luz, Lucía, por ejemplo.
El tiempo moja las esquinas
y los cristales de las cafeterías
mal llamadas "Rosas" o "Caprichos" o"Amor"
y estas siguen en pie, sin manos
sin las manos para lavarse
en las yemas de tu vida ligeramente rosa.
Todo es cuento en las bocas del tiempo
y la carne es ya jamón o chorizo
o el sabor agrio del vino rosado.
Todo es espuma en los labios del tiempo
y el champán cuesta cada ve más caro y nadie dice:"Un poco menos, cielo..."
Todo cuesta arriba y la meta es el olvido, según Borges.
El presente es perpetuo, ya lo dijo Octavio Paz
en su "Viento entero",sólo que ese "entero"
se desintegra en trizas de tristezas trilladas:
Grillos en cada esquina.
Nadie puede amar y andar por las mismas calles
con el mismo corazón de ayer, con el mismo fuego y con la misma nube. 




EL HOMBRE TIENE SIEMPRE LA MISMA EDAD

Entre el nacer y el morir
el hombre tiene siempre la misma edad
edad de grillo o de luciérnaga
un poco de oído, un poco de luz y nada
siempre primerizo en su morir
como un recién nacido en su dormir con esas entrecejas temblorosas.
No es la primera vez
que hace lo que no le da la gana,
sin embargo, siempre tarda en aceptar
el golpe o el cuchillo
porque es la primera vez
que lo usa de verdad.
Si es la primera vez, el hombre
debe haber contado tanta lluvia, tantos granos de arroz, tantos días de vida
porque al fin y al cabo,es la primera vez que los estrena.
¿Qué importa que haya público o no
si es que el estreno está programado y que se ha de hacer?
Lo que importa es contar los labios, los dientes, los cacahuetes y las manitas.
Si es la primera vez que nace, el hombre
debe haber sido más tiempo mamón, en vez de ser matemático de edad.
Si es la primera vez que vive, el hombre
debe haber vivido solamente de las uvas de la vida
con más lenguas, con más labios, con más pechos.
Y más que nada, debe haber sabido contar las gotas de lluvia y relámpagos.
El primer hombre ha ganado toda la vida por sus sudores incontables
y lamenta escribir en prosa el vértigo que siente
ante las tinieblas que se avecinan.
La verdad, tiene miedo, porque es la primera vez que se muere
miedo a ser oscuridad sin miedo, sin hernia.



VIVO SIN VIVIR EN MÍ

Yo no vivo de los víveres de ayer sino de este
ir y venir de café con leche, de buenos días
y de una lluvia rubia como del sol o de algún corazón vecino.
La verdad es que estoy tan vivo
que vivo sin vivir en mí
hasta que la muerte me nombre guardián de alguna tumba
de algún desconocido muerto que dirán mío
que me da siempre miedo de mierda.
Yo me llamo Yong-Tae Min, aún sonoro en mi lengua y paladar
Tú me llamas Yong-Tae Min, en voz baja y quebradiza
y yo os respondo siempre igual, alegre, de una alegría anónima
hasta que me la quite de repente
alguna mano que no me conoce
alguna mano de algún xenófobo, venido de la tierra de los muertos.
(Pero aún esto es una mera suposición
texto o pre-texto para mis versos.)
Digo que no vivo de ayeres ni de mañanas sino de este
ir y venir de buenos días y de una lluvia rubia como del sol
y yo os respondo siempre alegre, de una alegría de piedra blanca
hasta que la muerte me separe de vosotros y que me nombre muerto, etcétera.
Si es que si ahora dejo de escribir, es porque me aburro
pero nunca creáis que he renacido hecho burro:
Nunca me muero yo
sino otro que va junto a mí o una sombra. 



SECRETO DEL GENERAL

Yo no quisiera escribir un buen poema
porque tengo miedo
como tuviera miedo
de enamorarme de una chica verdaderamente buena.
Si Dios me ve escribir un buen poema
y cree que está bien hecho,
dirá que ya está bien
y es muy probable que me llame a su lado
cosa que no me gustaría demasiado.
A mí me gustaría conocer al poeta
si leo algún buen poema de él
y tomaríamos una copa juntos
hablando de esta vida de tristeza eterna
de los amores siempre yertos. yermos después de años.
Sin embargo, vivir es un acto heroico
porque todos somos un cuerpo suicida
por el mero hecho de vivir, cargados de la muerte.
El general deja su espada y saca
su vida de cada instante como escudo.
La guerra está ya perdida
y el general espera encontrar a una chica mañana
porque ha quedado con Carmen, Mari o Luci...
cuyo nombre no quiero acordarme
en el Portal del Belén, en la Estación de Seúl
a las 18 horas menos 13.
Lo demás es el secreto que nunca revelaría
hasta el fin del mundo. 



¿POR QUE TENGO QUE PAGAR YO SOLO LAS COPAS? 

He cambiado de costumbre: cuento mal las botellas del vino que he tomado. Digo que si hemos tomado entre los tres tres botellas, yo habría tomado solamente una botella. Sin embargo, no sucede lo mismo con tu recuerdo: Te recuerdas de haber tomado tú solo tres botellas y sufres su resaca correspondiente. 
Dicen que cumplo este año sesenta y cinco años. Sin embargo, no he cumplido yo solo con la vida que llevo: ha habido a mi mesa muchas personas para comer y beber. Recuerdo a un niño carirredondo que decía siempre “Mamá, a la cama, a la cama, mamá”--esto me lo dijo mi madre-- .Recuerdo también a un joven alpinista que solía subir solo a la Gran Montaña Mudeung, Corea del Sur, siempre lleno de orgullo y ambición--esto lo tengo en la foto de mi álbum--. Recuerdo también a un Maestro de Taekwondo rompiendo cinco ladrillos con un puñetazo--esto lo dicen mis alumnos antiguos españoles-- Y recuerdo muchas personas más. 
Sin embargo, la vida es triste, cumple años y toma vino. La vida es un juego de escondite. Tú cuentas con los ojos cerrados, uno. dos, tres, veinte, treinta, sesenta.... y sucede que al anochecer, se han ido los niños a casa o a alguna parte de no sé dónde. La verdad es que no recuerdo haber tomado sesenta y cinco botellas yo solo con este cuerpecillo. Sin embargo, me he quedado solo ahora en el atardecer con el peso de las sombras que se avecinan. Ya se han ido todos y mi madre y mi padre también y me piden que pague yo la cuenta de todo y el silencio y la lluvia y la nieve. ¿Qué diablos, por qué tengo que pagar yo solo la cuenta tan monstruosa que me va a matar? 




RENDIJA

En una rendija
entre el corazón que te ama
y el corazón que me ama
descubrí mi yo
Metí mi yo
por la rendija
cuando desapareciste tú
donde desaparecí yo
Y apreció de pronto
Una alondra roja
en lo alto del surtidor 



MI RISA

Me río y no es mi río.
Mi risa no se riza
sino se yergue hirsuta
en el abismo y abre
un océano azul
o inventa el alba
o unos dientes blanquísimos
en el mar de la noche
contra el precipicio




La cigarra y los días

Muy próximo al templo budista Sulunsa,
en el pueblo llamado Gochang,
visito, en compañía del poeta Min Yongtae,
el enterramiento de su, maestro Soh Yongchu,
el poeta de la reencarnación y el sueño,
a quien conocí en Madrid el año mil
novecientos ochenta y cuatro.

El mármol negro y la escritura
son el soporte de un vuelo sobre el bosque de arces y camelias.
Oigo, en el incansable canto de las cigarras
del bochornoso verano de Korea del Sur,
una voz que retumba en mi alma
y, mientras me alejo lentamente, pienso
si, ya en mi tierra manchega, en otra tarde
de verano, oiré, durante la apacible y bochornosa siesta,
alguna cigarra en su canto sobre una encina,
o tal vez en el volar de un cuervo
sobre las murallas de Calatrava la Nueva,
me llegue junto a mi silencio, el espíritu
de aquellas camelias del bochornoso verano
junto al templo de Sulunsa, en estos versos de Soh Yungchu,
el maestro de mi maestro Min Yongtae:
¿Me convertiré en un pozo quieto que no va ni viene?
¿O seré mejor una flor serena?



렌즈

귀신이 되어 본 일이 있는가
어슬렁 어슬렁 옛 골목길을 두리번거려 본 일이 있는가
마드리드 대학로 가로수길이나 담장이덩굴을 쓰다듬으며
금방 건너 길에서 “Hola, Min!”하고 달려올 것 같은
열 일곱 여덟 살 쯤 되어 보이는 소녀들,담장이덩굴처럼
금방 달려와 이 찬 볼에 입술을 대고 반길 것 같은
아무도 너에게 눈길을 보내지 않는
죽어서 돌아온 자의 고독이 되어보았는가

마드리드 Federico Rubio 가와  Franco Rodriguez 가 사이
어느 바에서 호프 잔을 홀짝이던 한 금발 소녀
1980년 경 우주에서 유리창을 타고 건너온 햇살
“네 눈이 햇살보다 더 반짝인다!”;“이 눈의 렌즈 때문이야…”
게면쩍은 듯 파랗게 수줍게 웃던 작은 호수,여린 소녀의
4월의 미소, 시의 반짝임을 본 일이 있는가
몇 년 뒤 내 사랑은 커피를 마시며, “여기 어디 내 렌즈 못 봤어?”
렌즈는 끝내 시간의 늪에 빠지고

귀신이 되어 본 일이 있는가
렌즈에서 안경,안경에서 돋보기,돈보기에서 안개
안개 속에 잃어버린 시간과 시 찾아 담장이 길을 더듬어 본 일이 있는가
햇살이나 물살이나 살이나 살아있는 것 없다
살아서 살가운 입맞춤으로 반기는 일 없다
길을 간다는 것은 발뒷굼치에 무덤 만들고 가는 일
무덤덤하게 무덤 만들고 뒤돌아 나온
이보게,귀신이 되어 본 일 있는가



LA LENTILLA

               A Luci, casi Luz

Soy aprendiz de fantasma en las calles de Madrid
No sé por qué no reconozco de una vez que estoy muerto
hace treinta y tres años en las calles de Cuatro Caminos
de cuatro puntos cardinales. Sigo andando por los muros
de Madrid, por sus enredaderas, intentando tocarlas, saludar, besar
a nadie que me reconoce (¡ay, soy fantasma!), intentando buscar
la lentilla de la chica más bonita de la tierra
de la mirada más sinuosa del mar, lentilla que cayó en alguna parte
del mar o del Bar de la esquina de la María Auxiliadora y Federico Rubio
Lo digo porque no hay olvido, quiero decir que no me olvido de los nombres
de las personas y de las calles que callo. Sigo andando sin encontrar
un beso en mis mejillas cada vez más frías. Ando y ando sin llorar
por los rincones perdidos y los bares turísticos. Cada talón deja las tumbas
de donde sales sin cesar en busca de las bellas lentillas de ayer
Sé que tengo que reconocer de una vez que soy fantasma
su aprendiz primerizo y que he perdido definitivamente
la lentilla en el bar o en el mar de olvido
Ya no se disculpa nadie por lo mucho que brillan sus ojos
diciendo ¨…es que llevo lentillas, ¿sabes?¨ 




창호지

민 용 태

우리의 내부와 외부를 가르는 것은
이 얇다란 종이 하나
북풍이 칼날을 휘둘러도
우리는 이 창호지 하나를 방패로
겨울을 난다
구름의 포를 뜬 창호지는
그러나 작은 바람결에도 곧잘 약하게 운다.
실은 창호지는 눈물에 약하다
작은 눈물바람에도 가슴이 허문다
푸른 하늘에 연이 되고 싶었을까
고명한 선비의 붓 끝에
영생을 얻고 싶었을까
창호지에는 연한 풀잎의 힘줄이 드러나 보인다.
갈기갈기 찢기울지언정 부서지지는 않는다.
차라리 상여 위에 꽃으로 필지언정
그 자리에서 깨어지지 않는다.
깨어지기보다는 오히려 깃발이 되어
펄럭이며 소리치는
실은 대기의 사촌쯤 되는
우리네 하얀 마음
너와 나의 등불을 지키는  것도
실은 이 얇다란 창호지 하나다.




PAPEL DE SEDA

Una hoja de papel
nos protege del frío,
porque nuestra ventana
no es más que una hoja de papel de seda.
Es vulnerable a las lágrimas.
Se deshace el corazón al contacto del rocío más ligero.
Pero en el papel de seda
se entrevén unos musculillos de las hierbas:
se hunde, pero no se rompe.
Más bien, sube sobre el palanquín de luto
hecho flor: se hace bandera y grito.
Hermana del aire,
alma de Corea.
Cinco mil años de historia
no han tenido más que de escudo:
una hoja de papel de seda. 




파도가 바다에게

너무 깊게 생각하지 마
아차피 살아서는 못 나와
아,저기,달, 달 떴다



LAS OLAS HABLAN AL MAR

Mar, no pienses en serio profundamente
Con todo, no vas a salir vivo
Ah, ahí, ahí sale la luna, luna leña




청개구리 만세

햇살이
칼날 하나를 빼어
망막을 후려친다
하루가 팔딱 뛰어오른다
어제와 꿈 사이



RANA VERDE

El rayo
saca un filo
golpea la retina
Salta
un día
rana verde
en el río turbio de ayer y de sueños


http://www.crearensalamanca.com/poemas-del-coreano-yong-tae-min




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada