Poetas en Toledo:
Antonio Daganzo (España), Miguel Cabrera (Perú), Ahmad Yamani (Egipto), Ángel Guinda (España), Fernando Sabido Sánchez (España), Charo González (Chaglez Fotografia) y Theodoro Elsacca (Chile).

______________________________________________
SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
______________________________________________

viernes, 31 de diciembre de 2010

2741.- JUAN ANTONIO BERMÚDEZ


Nació en Jerez de los Caballeros (Badajoz), en 1970. Vive en Sevilla. Se licenció en Periodismo y se ha especializado en información cultural y en crítica cinematográfica.
Da clases de historia del cine y de creación literaria en varios centros, dirige la revista Cámara lenta (http://www.revistacamaralenta.com/) y forma parte del colectivo de agitación cultural La Palabra Itinerante.
Ha publicado el poemario Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007), además de otros textos literarios en revistas y volúmenes colectivos.
Mantiene el blog personal http://www.contrabandos.blogspot.com/







APUNTES PARA OTRA POÉTICA

Nadar contra corriente. Ese es el plan.
Cada uno lo sigue a su manera.
Hay quien se abraza a un árbol
y quien mide las nubes,
quien se arrodilla y quien se alza,
quien se persigna y quien abjura.


Sortear aduanas ortográficas,
recolectar parábolas, excitar
a los umbríos rumiantes del idioma.

Nadar contra la terca acometida,
desanudar la telaraña.
Nadar sin brújula
ni orillas a la vista.
No hundir al otro en nuestro nado.
No hundir al otro.




Mandamiento

Amar a cada uno por su nombre
en un idioma impar, íntimo código
en el que cada sílaba sea un mimo.

Amar a cada cual por la manera
intrépida o celosa de apretar
el paso en la borrasca y por el cúmulo
de discapacidades que lo azoran.

Amar a cada prójimo en su fe
por la ráfaga débil que lo surca,
por sus contradicciones, sus bostezos
y el temblor de sus piernas entumidas.

Amar a contrapelo, amar a ciegas,
celebrar que tendemos hacia el otro
el pulso, sin que nadie nos lo mande.

De Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007)



Compañero enemigo

Compañero enemigo, nos convocan
los bárbaros tambores, las sirenas
leprosas de la guerra, el olor acre
que reclama genética venganza.

Desobedeceremos, cruzaremos
los cuchillos delante de la lumbre
en la tierra de nadie, que es mi tierra,
nuestra tierra sin planos ni alambradas.

Y allí compartiremos el arroz
y la perplejidad de estar tan vivos
entre tanto cadáver contagioso.

Compañero enemigo, no te mueras,
ni me mates, ni huyas, ni te rindas
que tenemos que hablar de muchas cosas.

De Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007)




Fe en la errata

Las flechas desviadas, al final,
aciertan otro blanco;
las derivas desvelan continentes;
alguien huele y adopta
las cartas sin remite.

Cada desliz da cuerda,
cada gazapo prende.

El día que acudí
al sitio equivocado, a la hora impropia,
allí estaba esperándome
la muchacha más linda
de este baile de locos en desahucio.


De Compañero enemigo (Libros de la Herida, 2007)





Hambre para mañana


“[…] fue necesario un ancho espacio /

y un largo tiempo: hombres de todo mar y toda
tierra, / fértiles vientres de mujer, y cuerpos /
y más cuerpos fundiéndose incesantes”

Ángel González

En deuda, dos

Asomado a este cuarto –un faro en el océano–,
recuerdo como en sueños nuestra historia soltera
y acumulo pronósticos, premoniciones, índices
del misterio gozoso de descubrir tu cuerpo
–como un barco en mitad de la noche infinita–.

El aliento del big-bang sobre el barro sin forma
que acunaba el latido de este planeta inédito
fue un balbuceo sin huesos, sin articulaciones,
de un idioma de ritmos, matemático y dúctil,
que ha bordado en las mantas tu inicial con mi espuma.

Pienso ahora en el hombre, ese bípedo frágil,
en la rifa de genes que lo ata y lo conduce
al bombo de los siglos en el que nuestras sagas
sortearon epidemias, batallas, cataclismos,
celibatos que hubieran castrado nuestro germen
sin sentirlo o siquiera presentirlo, sin culpa.

Y agradezco sin límite la lluvia
que empujó a mis abuelos y a los tuyos
a una cama tan blanda como ésta.





Herida abierta

Como el nudo de un hueso se resienten
los edificios rotos;
las líneas injertadas del tranvía
que llevan ya a otro barrio
se quejan en las curvas, nos desdicen
los nombres de los bares
que cambiaron de nombre

y quieto en cada banco hay un fantasma
gemelo del que fuimos;

las ciudades son cuerpos
llenos de cicatrices
y el clima que las cambia punza
los dolores antiguos.

Déjame que te abrace todavía
sobre estas escaleras y estos puentes,
sobre esta herida abierta.













“Y por oírte orinar en la oscuridad,
en el fondo de la casa, /
como vertiendo una miel delgada,
trémula, argentina, obstinada, /
cuántas veces entregaría este coro
de sombras que poseo”

Pablo Neruda


Resaca y nubes

Con la puntualidad de los verdugos,
los aviones descosen los abrazos.

Vago por este jueves de ceniza
desorientado, torpe, transitorio;

zozobro en la ciudad, vacía de ti,
entre objetos viudos, flores secas,

extraños muy vecinos y animales
que me ladran su asombro en cada entrada.

Me duele la cabeza y casi llueve.









La mujer insólita

I

Cuando la vida era un absurdo jeroglífico ya resuelto,
ella lanzó una cometa
y le sopló altura con sus labios de nube.

Donde otras acariciaban una cicatriz,
ella nadó desnuda.

Era dulce y terrible y, sobre todo,
era una mujer insólita.

Quizá por eso la quise tantas veces tanto.



II

La insólita mujer de labios de algodón
me ha dejado una herida pequeña, inapreciable,
debajo de los párpados.

No es grave, como todos o casi,
creo en la vida con una devoción de náufrago.

Pero cierro los ojos
y los sueños me escuecen.






Vendrán más años y tendrán tus ojos

Cuando el silencio sea un cadáver de la risa;
cuando los años se escurran en su embudo
como peces de mercurio, como espuma;

cuando nuestra memoria quepa
en una fotografía en blanco y negro,

tú seguirás mirándome;
tú seguirás, mirándome.









Álbum

De todos los abrazos que brindamos
al sol desperezado en una esquina,
de toda la frenética torpeza
de las manos glotonas bajo el traje,

de aquella risa floja y contagiosa
oculta en los colchones de alquiler,
de todo aquel amor, que no nos cupo
ni en sortijas ni en rosas, heredamos

rectas conversaciones telefónicas
las fiestas de guardar, rencor y sombras
chinescas archivadas en un álbum
como opaca quincalla del recuerdo.









Escuchando a Miles Davis

What is this thing called love?

Hacía mucho frío y mucho tiempo
que bajaban temblando
la escala diminuta de los mapas
hasta las avenidas, los desiertos
del whisky con ceniza,
donde de vez en cuando se asomaban,
como en un espejismo,
fugazmente, en el cuerpo
del amante de turno,
del amante de guardia.

Hacía mucho frío y mucho tiempo
que vagabundeaban sin euforia
angustia por la vida,
tan borrachos y dignos
como un espantapájaros.

Hacía mucho frío y mucho tiempo
que se andaban buscando.

Se encontraron, por fin, en un semáforo,
digamos, en el metro, en una fiesta;
y se reconocieron de repente
por esa fuerza que arde o que se agita
bajo el gesto de escarcha.

Uno movió los labios
como el que va a cerrar una pregunta
suspensa en el reloj.

El otro, errante, alzó los brazos, quiso
detener el columpio, parar pulsos
para sincronizarlos.
Pero esa tuerca terca, la costumbre,
los dejó mudos, ciegos, paralíticos,
tan solos como siempre, tan dispuestos
a continuar buscándose.









El corazón desierto

De ventanilla a ventanilla,
desde otro tren contrario y paralelo
varado algún minuto
en la estación nocturna,
se encontrará mi vida con tus ojos.

Nos cruzará el amor, como un sonámbulo,
el corazón desierto.
Y pasará de largo.









¿Me concede este baile?

Todo el mundo carece, todos somos
nadadores sin rumbo ni costumbre,
paracaidistas sin paracaídas,
mansos recién nacidos entre fieras.

No tenemos memoria del peligro,
ni instinto, ni cautela, ni pudor;
el viaje es siempre de ida y no nos sirve
ensayar estrategias de socorro.

Por eso, tropezamos tantas veces
con la piedra afilada, incandescente,
que pica en nuestro centro como un pájaro.

Despistados, alegres, arrastramos
los pasos malheridos del borracho.
¿Me concede este baile, mademoiselle?









Deconstructing J

La habitación, como tú, queda un poco despeinada
tras ese dulce ritual de ir perdiendo las prendas
para ganar la piel como se alcanza una orilla
Por las calles y los días, nos buscábamos
sin saberlo, como dos astros en su órbita,
hasta este cruce que suma nuestras vidas
y da un balance distinto a antiguas cuentas.

Porque, igual que tu cuerpo desordena estas sábanas
barajas mis años como se desbarata un puzzle
y me inventas un modo nuevo de ser y de haber sido.












“Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos /
que son dos hormigueros solitarios /
y son mis manos sin las tuyas varios /
intratables espinos a manojos”

Miguel Hernández



“Mirá no pido mucho, / solamente tu mano, tenerla /
como un sapito que duerme así contento”
Julio Cortázar




Enredadera

Como cinco semillas,
como cinco penínsulas del limbo,
cinco y cinco animales vagabundos,
cinco náufragos siameses del océano sanguinario,
cinco ríos que se cegaban en el tacto,
del hielo, de la lija y de la seda,
del fantasmal ropero, del volumen
desordenado y arrugado de las sábanas,
de otras pieles que se fueron deshaciendo
de la nada hacia la nada con ternura,
cinco muescas, cinco huellas en el margen
de este libro en el que anoto los errores
del horror y del amor y de sus márgenes
para nombrar la rabia de perder,
para nombrar la suerte de existir
ahora y aquí, delante de un café con leche.

Cinco y cinco semillas por jardines laberínticos,
por los senderos y los siglos,
por los relojes y las brújulas,
fueron mis manos hasta encontrar tu tierra,
hasta encontrar destino de pulso y crecimiento.




2740.- JESÚS LIZANO




Jesús Lizano (Barcelona, 23 de febrero de 1931), licenciado en Filosofía, poeta y pensador libertario que defiende lo que el denomina "Misticismo Libertario", la evolución desde el Mundo Real Salvaje donde se encuentran todos los animales excepto la especie humana, que ahora se encuentra estancada en el Mundo Real Político, en su camino hacía el Mundo Real Poético, la acracia. Publica periódicamente "la columna poética y el pozo político" en la revista libertaria Polémica editada en Barcelona.
Actualmente está preparando la edición de los siguientes libros:

LIZANIA, edición definitiva.
VISIÓN DE LA ACRACIA.
CARTAS ABIERTAS AL PODER LITERARIO.
EL INGENIOSO LIBERTARIO LIZANOTE DE LA ACRACIA, ANTOLOGIA
CARTA AL HIJO (AUTOBIOGRAFÍA)



Bibliografía


Poeas de la tierra (Col. Atzavara, 1955)
Jardin botánico (Instituto Iberoamericano, 1957) Premio Boscan.
Libro de la soledad (Ed. Barna, 1958)
La creación (Ed. Occitana, 1963)
Tercera parte de la creación (Ed. Occitana, 1964)
La creación humana (Ed. Marte, 1968)
Fin de la tierra (Ed. Marte, 1972)
Ser en el fondo (Ed. Occitana, 1974)
Veinte poemas desesperados y un canción de amor (Ed. del autor, 1981)
Mi mundo no es de este reino (Ed. del autor, 1982)
Labios como espadas (Ed. del autor, 1983) Firmada por primera vez como Colectivo Jesús Lizano.
Sonetos del miserable (Ed. del autor, 1984)
Misticismo libertario (Ed. del autor, 1985)
Camino de imperfección (Ed. del autor, 1987)
Lo unitario y lo diverso (Ed. Lumen, 1989) Firmada por primera vez como Lizano de Berceo.
La palabra del hombre (Ed. Adonais, 1990)
La selva (Seuba ediciones, 1991) Premio Ciutat de Martorell.
Sonetos (Ed. Lumen, 1992)
Héroes (Ed. Libertarias, 1995)
Lizanote de la Mancha o la conquista de la inocencia (Ed. El Ciervo, 1997)
Lizanote de la Mancha o la conquista de la inocencia, segona part (Ed. El Ciervo, 1998)
Lizanote de la Mancha o la conquista de la inocencia, tercera part (Ed. El Ciervo, 1999)
Lizania. Aventura poética 1945-2000 (Ed. Lumen, 2001)









Las personas curvas

Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas

A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo
y la tierra es curva
y el movimiento es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos;
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
la alegría es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
las naranjas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños; curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva.
El día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
detrás de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
a mí me gustan los maestros curvos,
las maestras curvas.
No los dioses rectos:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas.
Vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.






CABALLITOS

Que instalen caballitos
en todas las calles,
que llenen de caballitos las ciudades.
Siglos
llevamos con el invento de feria en feria
sin descubrir su humanísima aventura.
Que celebren los novios
su viaje en los caballitos,
de caballito en caballito.
Que cada familia tenga sus caballitos,
¡todos en los caballitos!

Que los amigos
hablen y sueñen y discutan
dando vueltas en los caballitos.
En ellos celebren sus consejos los ministros,
mientras queden ministros,
y en ellos se reúnan los señores obispos,
naturalmente, revestidos
de señores obispos,
mientras queden obispos.
Los pobres subirán para reírse del mundo
y los ricos
¡que suban los ricos a los caballitos
mientras todos los aplaudimos!

¡Y los señoritos!
¡Que suban los señoritos!
Y que acudan todos los solitarios, todos los vagabundos.
Y el congreso de los diputados
será el congreso de los caballitos.
Y los empresarios ¡qué risa, los empresarios!
Que suban los empresarios con los asalariados,
mientras existan salarios.
¡Los salarios del miedo!
Y, venga: comités centrales,
mafias, sectas, castas, clanes, etnias:
¡a los caballitos!

Y los músicos con los guardabosques
y el alcalde y los concejales
con las verduleras y los panaderos.
¡Viva! ¡Viva!,
gritarán los niños cuando vean
que suben los Honorables.
¡Venga, Honorables!:
¡A los caballitos!

Vamos a la ciudad a subir a los caballitos,
dirán los monjes a sus abades.
Y los académicos:
que se reúnan los académicos en los caballitos
y que se cierren todas las academias.
¡Ah, si todos los filósofos hubieran subido a los caballitos!
Que instalen caballitos en las cárceles,
en los cuarteles,
en los hospitales,
en los frenopáticos
y que se fuguen todos
montados en los caballitos.
Y todos los jueces a los caballitos,
¡venga! ¡venga!: ¡A los caballitos!
¿Y nada de procesos y de sentencias!
¡Ya vale de juzgar los efectos y no las causas!
¡A los caballitos!

Y que todos los funerales
se celebren montados en los caballitos
al paso silencioso y tranquilo de los caballitos.
Es la nueva ordenanza,
es el nuevo precepto:
¡todos a los caballitos!
¡La cabalgata de los caballitos!
¡Hacia la confederación de todos los caballitos!
Hasta que todos fuéramos niños…








MAMÍFEROS

Yo veo mamíferos.
Mamíferos con nombres extrañísimos.
Han olvidado que son mamíferos
y se creen obispos, fontaneros,
lecheros, diputados. ¿Diputados?
Yo veo mamíferos.

Policías, médicos, conserjes,
profesores, sastres, cantoautores.
¿Cantoautores?
Yo veo mamíferos…

Alcaldes, camareros, oficinistas, aparejadores
¡Aparejadores!
¡Cómo puede creerse aparejador un mamífero!
Miembros, sí, miembros, se creen miembros
del comité central, del colegio oficial de médicos…
académicos, reyes, coroneles.
Yo veo mamíferos.

Actrices, putas, asistentas, secretarias,
directoras, lesbianas, puericultoras…
La verdad, yo veo mamíferos.
Nadie ve mamíferos,
nadie, al parecer, recuerda que es mamífero.
¿Seré yo el último mamífero?
Demócratas, comunistas, ajedrecistas,
periodistas, soldados, campesinos.
Yo veo mamíferos.

Marqueses, ejecutivos, socios,
italianos, ingleses, catalanes.
¿Catalanes?
Yo veo mamíferos.

Cristianos, musulmanes, coptos,
inspectores, técnicos, benedictinos,
empresarios, cajeros, cosmonautas…
Yo veo mamíferos.

del libro Novios, Mamiferos y Caballitos






POEMO

Me asomé a la balcona
y contemplé la ciela
poblada por los estrellos.
Sentí fría en mi caro,
me froté los monos
y me puse la abriga
y pensé: qué ideo,
qué ideo tan negro.
Diosa mía, exclamé:
qué oscuro es el nocho
y que sólo mi almo
y perdido entre las vientas
y entre las fuegas,
entre los rejos.
El vido nos traiciona,
mi cabezo se pierde,
qué triste el aventuro
de vivir. Y estuvo a punto
de tirarme a la vacía...
Qué poemo.
Y con lágrimas en las ojas
me metí en el camo.
A ver, pensé, si las sueñas
o los fantasmos
me centran la pensamienta
y olvido que la munda
no es como la vemos
y que todo es un farso
y que el vido es el muerto,
un tragedio.
Tras toda, nado.
Vivir. Morir:
qué mierdo.






Cantando al mundo


En amor se transforma cuanto hacemos
todo lo que tocamos y sentimos,
lo que soñamos y lo que vivimos,
cuando nos vemos, cuando no nos vemos.

Ebrios de amor las alas y los remos
sólo para esas horas existimos,
abrazando los ramos, los racimos,
lo que tenemos, lo que no tenemos.

Saltan las olas, bañan las espumas
y se funden los oros con los plomos
y en la tierra final nos encontramos.

Y así unidas las luces y las brumas,
héroes por lo que somos y no somos,
cantando al mundo por el mundo vamos.





La Belleza
 

¿Y si os dijera que la belleza
se encuentra en todas las cosas,
que ilumina todos los mundos,
que alienta todos los cambios,
que se deshace y recupera
sus formas, sus alianzas,
que se funde y solidifica,
se extiende y se recoge,
se esconde y se manifiesta,
baila en una partícula,
se paseo en un astro,
despierta en todas las voces?
¿Y si os dijera
que no esta en la imagen sino en el impulso,
en la atracción que nos envuelve,
que la belleza
está naciendo continuamente,
que basta diluir se en ella
para olvidarse de nuestra finitud,
de nuestra esencia escindida,
confusa,turbulenta?
¿Y si os dijera
que la fuerais llamando,
que abrierais las ventanas de los sueños y de las cosas?
Qué cosa no fue antes un sueño
y qué sueño existiría
si no existiera la belleza.
Ella la que sufre,
la que grita, la que proclama
la libertad de las cosas,
la libertad de los sueños,
atraviesa los ojos,
atraviesa las manos
se confunde con las lágrimas,
emerge de todos los movimientos,
engendra nuestro deseos.
¿Y si os dijera
que morir es diluir se en la belleza,
transformarse en mundo,
que el mundo solo es belleza transformándose,
que vivir es transformarse en belleza?
¡Habría conquistado la inocencia!





Descubrimiento de la inocencia


Una vez desvelada
la oscura noche de la Razón
–aquella
famosa noche oscura
del alma…–
rota para siempre
la tela
de araña, la invisible
red de la Razón impura,
una vez salvada
la mente, dolida,
herida el alma,
pero sintiendo libremente
las cosas,
luegos de tantas aventuras
para lograr su conquista,
aspiración máxima
del sentir poético
en la vida humana,
la inocencia aparece
entre nosotros.

Aquella tierra descubierta,
aquella tierra nueva,
cuando nacía mi sentir
y mi vuelo,
eras tú, inocencia.

Vencidos los delirios
de la Razón, qué claras
aparecéis entre nosotros,
ante nosotros,
vosotras, claves del mundo,
tragedia y belleza
de los seres. Porque
descubrirla es conquistarla,
rescatarla de su silencio
llegar a comprender el mundo,
a entender lo esencial,
a sanar de aquellas
enfermedades de la Razón.
A ver que la inocencia
es la esencia…

Llegar a la humana
soledad, al humano
abrazo.
Y así salió Lizanote
de la Mancha ¡A la conquista
de la inocencia!
¡A la Mancha! ¡A la Mancha!
¡A la llanura sin límites
por donde no se va hacia el dominio
sino a la libertad! ¡A la intensa
vida interior, en donde
edificar el alma para hacer humano
el mundo construido
por el empuje de la Razón,
a la vida exterior
en donde somos víctimas
de su locura,
de su miseria!

Cuántas cosas
en aquel “he descubierto tierra”
al comienzo de mi aventura.

No hay otra aventura
que pueda llamarse humana
frente al indescriptible
mundo exterior que nos enfrenta
y divide:
ideas petrificadas,
dominantes enloquecidos,
muros infranqueables,
sepulcros de la inocencia.

Desalojada del alma
y de la mente la Razón
emerge la libertad,
todo se aclara.
Aquella tierra descubierta
ya está explorada:
he descubierto la inocencia.

Desde el comienzo estaba aquí
esperando ser descubierta.
La inocencia y no el imperio
de la Razón es nuestra tierra
prometida, sí, prometida,
por el mismo vuelo de nuestra especie.

La soledad abierta
no la soledad cerrada,
su enmascaramiento,
nuestro abrazo a la tragedia
porque sólo así
abrazamos a la Belleza.

¿Es eterna
la lucha entre lo unitario
y lo diverso
y no iba a darse en el ser
más diverso pensable?
Cómo hacer de la Razón,
mente y alma inocentes,
vuestra compañera…
Cómo es posible desde la locura
descubrir la inocencia.
Y fue surgiendo Lizania,
la danza de todos mis versos,
de todos mis poemas,
mi llanto, todo mi llanto
abrazado a ella,
mi alegría
despierta en todos sus sueños,
mi vida
entregada a la trágica Belleza.

Qué es Lizania sino la tierra
interior convertida
en tierra poética.

La inocencia
es el alma perdida del mundo
porque para ser libre
hay que saberse prisionera.
Entonces, la libertad despierta,
vemos que la libertad
es la inocencia de la tierra,
el sentimiento de lo diverso:
la resistencia a ser destruidos
por lo mismo que nos crea.

Ah, Razón, mensajera
de lo unitario en nuestra tierra
interior, en nuestra
realidad secreta:
mira cómo se cumple mi aventura
y mi vida con ella.

Sea mi último grito:
¡He descubierto la inocencia!





NOVIOS

(Poema místico libertario)

no hermanos.
Si fuéramos hermanos
sólo existiría un mundo
y el mundo se divide, se desintegra
en incontables mundos.
Y cada uno es un mundo.
En cambio: ah, en cambio:
somos novios,
novios llamados a la boda única.
El poeta debe anunciar a todos
que todos somos novios
y que sólo existe una boda
a la que estamos llamados todos,
que yo soy tu novio
y tú eres mi novia,
que estamos solos, que nacemos solos
y moriremos solos
y que vivir es la boda única
y que nos volvemos locos
viendo extrañas raíces,
parentescos extraños,
en lugar de entregarnos a la ternura de los novios,
a la ilusión con que se miran,
a la alegría con que se abrazan.
¡Ah, si saliéramos a la calle y nos viéramos novios,
nos sintiéramos novios
y mis amigas fueran mis novias
y todas las bailarinas de El Molino mis novias
y todos los monjes de Montserrat sus novios!
¡Ah, si los monjes de Montserrat supieran
que son los novios de las bailarinas!
¡Ah, si las bailarinas
supieran que los monjes son sus novios!
(Tampoco el hábito
hace a las bailarinas).
Si nos viéramos novios,
mamíferos enamorados,
huérfanos que vamos a la boda única
cuando se liberan nuestros sentidos
de tantos padres terribles...
¡Ah, si supiéramos que somos novios!
Cómo dominarían en nuestro mundo
los cargos, los altos cargos, las esferas,
las más altas esferas,
¡ah, las más altas esferas!
qué sería de todos ellos
(¡y de todos los vigilantes!)
si todos fuéramos novios.
Vacíos
iban a quedar todos los parlamentos.
Los novios no necesitan parlamentos
ni nombres ni contratos. ¡Si se olvidan
hasta de sus nombres los novios,
los maravillosos novios!
Se acabarían todas las sociedades anónimas
(¡nosotros somos los anónimos!)
¡Pobre mundo,
lleno de sociedades anónimas y de comités centrales!
Cómo va a ser una novia
una sociedad anónima.
No imagino lleno de novios abrazándose
los comités centrales.
Un comité central
cómo va a ser un novio,
cómo va a entender a los novios.
(¡Eso! ¡Eso! ¡Cómo va a entender a los novios!).
Y todas las vecinas serían nuestras novias
y todos los vecinos serían nuestros novios
y todas las mujeres serían mis novias
y todos los animales
nuestros novios.
(¡Ya son nuestros novios!).
Porque somos un mundo condenado y errático
que acabará desintegrándose, un mundo raro,
único, distanciado, al que venimos
cumpliendo el nacimiento obligatorio,
cubriéndonos de leyes desde que respiramos.
Quién iba a atreverse, en cambio,
a imponer unas leyes, sus leyes, en la boda única,
en la entrega única.
Desde cuándo los novios piensan en las leyes
y cómo iban a existir policías:
irían besándose por las plazas,
encontrándose en los jardines
en vez de vigilarlos para sorprender a los novios.
Y se disolverían todos los ejércitos:
nos fundiríamos en un abrazo en las trincheras
y huirían despavoridos todos los generales
y las novias correrían a todas las cárceles
a liberar a los presos porque serían sus novios.
¿Y los dominantes,
tantísimos dominantes?
¡Pronto no habría dominantes!
(¡Ni vigilantes!)
¡El aire! ¡El aire!
¡Sólo dominaría el aire
en la boda única!
¡El aire!
En vano gritan desde sus púlpitos que nos unamos,
ridículos y fantasmagóricos todos los púlpitos
(¡púl
pitos!)
si no somos los novios del mundo,
si no avanzamos hacia la boda única.
(¡Historia de los monos que se transformaron
en políticos, historia
de los políticos que se transformaron en novios!)
(¡Vivan los novios!)
Mirad cómo los novios
acaban con el espacio y el tiempo
y cómo desaparecerían los poderosos
si no los tuvieran en sus manos.
Y el alma:
si no es una novia
qué es el alma
y qué es mi madre
y mi hermana.
Entregarse, olvidarse,
contener la tragedia entre los besos,
sostener el camino entre los abrazos.
Qué suspiros y qué sonrisas
en las fábricas, en las oficinas,
en las salas de espera, en los autobuses,
cuando todos fuéramos novios.
Y qué apoyo y qué ayuda
pasear solitarios por las noches
en silencio, con nuestros sueños.
Fantasmas, no: ¡sueños!
¿Y los Bancos?
¡Qué cambio! ¡Qué cambio!
¡Los Bancos serían nuestros novios!
¡Las Cajas nuestras novias!
¡Qué cambio!
¡Nuestros hijos
ya nacerían novios!
Y que llegara el cartero y anunciara:
¡Soy el novio cartero!
Y la portera:
¡Soy la novia portera!
Y los bomberos:
¡Somos los novios bomberos!
Y qué escuela, qué escuela
si los maestros fueran novios,
si no hubiera maestros ni maestras.
El mundo
sería una maravillosa casa de citas.
Nos citaríamos continuamente,
iríamos con el teléfono de bolsillo llamándonos
continuamente.
¡Qué hermosa es una cita!
¡Ah, los enamorados! ¡Ah, los novios!
No se preguntan, no cuestionan,
no reciben órdenes y contraórdenes,
no tienen dioses ni amos.
El mundo de los dioses
y de los amos
es el que acabaría
cuando todos nos sintiéramos novios.
Cómo puede sentirse un dios
un novio,
cómo puede creerse un amo.
Cuando creíamos que éramos hermanos,
cuando hablaba san Francisco a las florecillas
vinieron también los lobos.
¡Ah, las florecillas! Qué fácilmente
se transforman en lobos. ¡En colmillos
que nos destrozan!
Qué difícil lo pone el viejo mundo
para que seamos nuevos mundos,
para que seamos novios.
Cuando nacemos
¿no han pensado ya por nosotros?
¿no nos imponen sueños y aventuras?
¿no nos empadronan y clasifican?
Pero los novios
no saben de mundos dirigidos,
de leyes obligatorias, de padres únicos.
(¡Vivan los novios!)
Y sólo habría una fiesta:
el día de los novios.
Y una calle (ah, tormento de tantas calles
llenas de cárceles encubiertas):
el paseo de los novios.
Y el pensamiento volaría.
El pensamiento
sólo vuela en el alma de los novios,
como vuelan las manos y los ojos
(¡ojos claros, serenos!)
y los labios.
Y qué es un pensamiento si no vuela.
¿No es la más lóbrega de las cárceles?
Qué lucha por la libertad es esta
que no lucha por la boda única.
Y vivir abrazados
y morir abrazados.
Qué otra respuesta a la muerte indigna
que morir abrazados.
Organizaríamos viajes continuamente:
de novios, para hacernos novios
de todos los novios del mundo.
Los novios no saben geografía,
ignoran la estadística,
se saltan las aduanas,
hablan un sólo lenguaje.
¡Qué cambios, qué cambios
en las embajadas!
¡Cómo iban a conspirar los novios!
Y nos reiríamos de las banderas
¿o no se ríen de las banderas los novios?
(¡Y de las fronteras,
de todas las fronteras!)
¿Y la tierra? Contemplad la tierra:
¿no es una boda única?
No puedo llamar hermano a nadie
pero sí enamorarme de todo,
sostener la belleza entre mis sueños.
Si existe la belleza
es porque todos somos novios
aunque no lo veamos:
nace en el alma de los novios.
¡Sólo el amor no es ciego!
Hemos construido un mundo de falsos hermanos
y si no vamos a un mundo
en el que todos seamos novios,
decidme: a dónde vamos.
Amigos, viejos amigos míos:
sólo quiero recordar las novias que he tenido,
las cosas que he amado,
el poco amor que he recibido.
No he hecho otra cosa que soñar la boda única,
llorar amargamente por el amor perdido.
Qué puede hacer el poeta sino animaros
a la boda única,
al baile, sobre todas las cosas,
de los sentimientos y de los sentidos,
a soñar el día
en que todos fuéramos novios,
a la conquista de la inocencia...







2739.- ÁNGEL POLI CARBAJOSA


Angel Poli Carbajosa nace en Madrid, el 12 de enero de 1964. De padres onubenses, reside en Huelva desde sus primeros años.

Cofundador en 1994, y más tarde presidente, de la Asociación Cultural y Tertulia “Madera Húmeda”, que se reunía en el Púb Ottawa. Como tal se encargó de realizar el prólogo del libro "Madera húmeda : (joven poesía onubense), volumen II" (Huelva : Ayuntamiento, Concejalía de Juventud, 1995) en el que realiza una presentación de los miembros de este Grupo Literario. Y también ha sido antólogo de “Joven narrativa onubense” (Huelva : Ayuntamiento, 200), en el que aparecen recogidos distintos miembros del mismo grupo literario.
Ha participado en numerosas actividades y actos literarios, entre los que destacan:
Recital en el “Lenguaje poético al inicio de un milenio” (Huelva).
Organización de las “Celebraciones poéticas de primavera” (1991, 1992, 1993 y 1994).
Ha dirigido y presentado un programa poético de radio en Huelva (desde mayo de 1993 a mayo de 1994).
Miembro del Consejo Asesor de Actividades Literarias, organismo surgido bajo el amparo de la Diputación Provincial de Huelva
Ha publicado

“Por el espacio amada ” (Huelva: El Monte, 1990). Colección: El sur; 5.
“Con amor a destiempo ” (Huelva: Diputación Provincial, 1994). Colección: Ora poética; 6.
“El agua del estanque ” (Huelva: Diputación Provincial, 2000). Colección “Cuando llega Octubre; 12”.
“Zelira ” (Sevilla: Junta de Andalucía, Dirección General de Juventud y Voluntariado, 1994). Finalista del IV Certamen de Literatura Juvenil – Poesía - "Gustavo Adolfo Bécquer".
“Estrías de luz ” (Lepe: Ayuntamiento, 2000). II Premio de Poesía "Ciudad de Lepe".
“Brújula ” (Zaragoza: Ayuntamiento, 2001). Libro compartido.
“Veinte poemas de humor y una canción desafinada” (Loja, Granada, 2003). Mención especial en el premio Artífice.
"Vecinas en verano" (Galaroza : Ediciones Piratas, 2005). Col. "Tábula rosa; 12"
“Hemisferios” (Loja, Granada, 2005. Obra conjunta).
"El andén de unos ojos" (Ayto de Loja, 2008. Obra conjunta).
"Ha pasado un ángel: antología poética: 1990-2007". (Editorial Onuba. Huelva, 2008).
"Cuatro lenguas para Venus" (Gijón, 2009). Accésit XXIII Premio Cálamo de Poesía Erótica.
"Órbita lunar. Poemas de amor: 1982-2009" (Ediciones Vitrubio).




Fragmentos de su obra






Puedo sentir que el aire
cobija aún tus plácidos jadeos;
que aún tus poros despiertan
ante aquel itinerario de caricias;
que aún reposa en tu rostro, muy lejano,
el pliegue de tu intenso regocijo;
que en tu sangre hay sangre acurrucada
de la que entonces apremió a tu corazón.

Que nada de tu cuerpo me ha olvidado,
aunque en ti
no quede ya vestigio de mi vida.

De "Por el espacio amada " (1990)








Me traes esta noche
los seres de otros siglos,
aquellos que trabaron el peldaño
para nosotros ser presente.
Y evocas que son aire,
palacio, hierba, agua, pan o sinfonçia.
(Qué dolor en badío su memoria,
la exactitud del átomo en que viven
rondando nuestro mundo.)
Me traes el sabor de tantas guerras...;
el fósil de aquel semen
que fue lava de pasión bajo la luna;
el llanto, la congoja, la dicha y el latido
remotamente alados.
Y plasmas lo que existe como un trágico reflejo
de milenios en polvo.
Pero es grato pensar que, inexistentes
-dos amores de entonces-,
en ese beso impropio de otros seres que laten,
aún pueden confluir.

De "El agua del estanque " (2000)










No en tus pupilas,
más allá.

No en los espejos donde el llanto acude,
donde el gozo alumbra.

Más allá,
más allá de los ojos.

Donde tu yo y el mío tropiezan y se funden,
disueltos en pureza inconfesable.

Más allá,
más allá de los ojos nos hallamos.

De "Con amor a destiempo " (1994)











CORTEZA Y SAVIA

Temen al huracán
los que contemplan
la corteza del árbol.

Los otros,
los de la savia temen
la mano que lo gira.

De "Estrías de luz " (2000)










CALLE GERANIO

El portal es una boca
con mal aliento,
chivatazo profundo a hachís podrido,
a sangre infecta.

La escalera descansa en el silencio.
Sobre un peldaño cualquiera,
dos rostros
se han parado un momento ha disfrutar la vida
(él:
tropezando prosigue con el reto
de probar que de niño fue a la escuela;
ella:
en cuclillas degusta atentamente
las haches, los acentos,
las comas requisadas en el alma
del que escribe en la cárcel).

Son amigos
del nombre que figura en el reverso
(se diría que ella
es algo más, juzgando
su torrente de lágrimas).

El portal sigue oliendo
a nube de hachís que se repite
monótono y plomizo,
a un aire que ya nada lo renueva,
muriendo espeso, rancio.

La carta sin embargo entre los dos
es otra dosis,
la que dice que el Hombre
nunca pierde su cielo en la miseria.

De "Brújula" (2001)










VIAJES DE LA EQUIS

Romana va de diez, ya sin abuela.
¿Será una cruz cansada de su porte?
(Tal vez hacia la Biblia me transporte
este asociar calvario con quiniela.)

La foto radiográfica se encela
del rayo que en el cielo amaga un corte.
(Pirata es la bandera, y lo que importe;
dos tibias bajo un cráneo sin esquela.)

Aterida sin marco, es, de la duda,
velada solución, algún trastorno
en pos del asterisco que desnuda.

Sobre una lista alude. Es más que adorno
en un cerco de alambres donde anuda
la frontera moral del cine porno.

De "Veinte poemas de humor y una canción desafinada " (2003)









ALMA DE AGUA

Me embestirás tú,
roca lanzada fuerte, con despecho,
y pasaré escindida por el tramo
que te hace. A tu espalda,
proseguiré el camino en que quisiste
ser obstáculo. Luego
ensoñarás que vences.

Vovlerás a intentarlo, y volverás
a ver cómo te eludo sin torcerme
del norte que me imanta.

Con el paso del tiempo,
y el cúmulo de tantas embestidas,
notarás que aligeras,
que tu peso es ya otro.
Que mi flujo rebaña, cada vez que lo enfrentas,
un pedazo de ti.

Que erosiono o fecundo según toques mi agua.

De "Hemisferios"



2738.- JUAN CARLOS DE LARA


Juan Carlos de Lara. Nació en Huelva el 28 de noviembre de 1965. Comenzó a publicar a los trece años en distintos diarios y revistas especializadas y a colaborar en espacios radiofónicos. Fundó y dirigió la entrega de poesía Hojas Nuevas y la colección de libros Ramos de perejil. Ha pertenecido al equipo de redactores de la revista Literatura infantil y juvenil, de Barcelona.
El cantautor José Luis Pons ha puesto música a su poesía y la ha publicado en los discos Mar de leva (1995) y Canción del poeta del sur (2000).
Aunque ha hecho incursiones en la prosa poética, el relato breve, la crítica y el ensayo literario, Juan Carlos de Lara se expresa fundamentalmente a través de una poesía dotada de sencilla naturalidad, donde la intensidad lírica se asienta sobre una clara estructura rítmica, según expone Ramón Reig en su Panorama poético andaluz (1991).
Ha publicado los siguientes libros: Caminero del aire. Huelva, 1985; Elegía del amor y de la sombra (poemas de soledad). Huelva, 1987; Antes que el tiempo muera. Diputación de Huelva, 2000; el cuaderno Aquí y ahora (1992) y el pliego Cuatro poemas (1998). Permanecen inéditos sus libros Paseo del chocolate y Almacén de objetos perdidos.
Su obra figura en numerosas antologías y ha publicado, asimismo, en diversas revistas: Celacanto (Huelva), Cuadernos del matemático (Madrid), La factoría valenciana (Valencia), Factorum (Álava), Océano (Huelva), La vieja factoría (Madrid), Batarro (Almería), Alabastro (Madrid) Hojas Nuevas (Huelva), Estío (Burgos), Ventana abierta (Badajoz) y Pérez (Huelva).






Hay días de domingo, de lluvia o qué sé yo
que parecen gozar en revolver mi vida,
y encuentran, a pesar de mi desorden,
tal vez en un cajón o en el bolsillo
de alguna prenda vieja,
unos recuerdos fuera de contexto,
cierto dolor sin lógica,
tan sólo algunos nombres pero un largo
etcétera de ausencias.

Hay días, lo repito, que insisten en leerme
las líneas de la mano,
y sale mi pasado a relucir,
así, tan fácilmente,
como entender mi letra en un diario.
Y sin embargo existe,
escrito en una parte de mí que no conozco,
un trozo de papel indescifrable.

Yo no sé lo que arrastro, es la tristeza
de aquel patio a las seis,
campanas a lo lejos, el olor
de la tierra mojada,
una tarde de fiebre sin colegio
y un confuso amasijo de voces que me llevan
allí hasta donde puede dar de sí la memoria.
Pero también las dudas y los miedos,
una extraña ansiedad, el nerviosismo
de mitad de septiembre
y esa especie de vértigo cuando miro hacia atrás
y esa niebla del tiempo que lo humedece todo.

Y es que apenas me sirve el cumplir años,
tener más experiencia, creerme que ya sé
cómo quedar a salvo de los escalofríos,
si luego llega un día y me demuestra
que aquí estoy yo, el de siempre, todavía,
que jamás cambiaré, que llevo dentro
un sabor a imposible,
un puñado de sombras, unos sueños a medias
y estos tristes recuerdos que seguirán conmigo
cuando ya no me quede de la vida otra cosa.









Autorretrato

No sé bien el porqué, pero sucede
que me paso la vida coleccionando inviernos
como cromos antiguos:
el agua de los charcos,
la nieve por caer de la memoria
y la hoja de diciembre de un almanaque escrita
al dorso de otro frío.

No conozco el motivo, pero a veces ocurre
que voy viviendo a tientas,
y me pierdo por largas avenidas sin nombre
de portales sin número
con los ojos sin brillo y con barba de unos días
sabiendo a ciencia cierta
que tan sólo es posible seguir hacia delante.

No consigo explicármelo, pero el caso es que siempre
acabo por echar todo a perder
con esta irremediable propensión al recuerdo,
con mi vieja manía
de ver el porvenir así, tan mate
como el agua estancada
pero que llega y pasa sobre mí como un río
con esta incontenible celeridad de ahora.

No entiendo cómo entonces, inesperadamente,
hay mañanas que encuentro cada cosa en su sitio,
las palabras exactas,
las horas puntuales
y que me miro yo y me reconozco
delante del espejo.
Hay mañanas, ya digo, que empiezan casi alegres
y la esperanza irrumpe con el sol en lo alto,
pero no sobreviven
porque escribo la tarde con la t de tristeza,
y me da por pensar y no escarmiento
de salir a la calle con los bolsillos rotos.

No lo voy a negar, nunca he tenido
los pies sobre la tierra,
ni ahora que ya gozo, como suele decirse,
de una cierta experiencia de la vida
me ocupo de las cosas que debiera:
del coche, del dinero, del prestigio,
no sé, de todo aquello
que un hombre de mi edad considera importante,
y ni como ni duermo entre carpetas azules,
entre viejos recortes que se han puesto amarillos,
asomándome al mundo
con los libros forrados y la mirada en cueros,
buscando en todas partes el verso que no llega,
a solas con mi tanto por ciento de amargura,
hasta que al fin un día
la soledad, los años, un dolor, qué más da,
lo que quiera que sea me escribirá su nombre
por detrás de ese frío que ha de hacerme el favor
de cerrarme estos ojos en mitad del olvido.







2737.- JUAN DRAGO


Juan Drago Gutiérrez, poeta y escritor español, nace en Rociana del Condado (Huelva) en 1947; cofundador del Club de Escritores Onubenses y de sus colecciones poéticas Alazán-CEO, Cuadernos de Gerión y Cuadernos Atlánticos, así como del Certamen Internacional de Poesía “Odón Betanzos Palacios” y de la Fundación del mismo nombre, también de la revista Con dados de niebla y de los Cuadernos literarios La Placeta.

Autor de libros de poemas como:
Cartas a nadie. Nueva York, 1968. Col. Mensaje
De la luz en el agua. Huelva : Club de Escritores Onubenses, 1981. Reeditado en col. Estero, Huelva, 1984.
Con un río en los brazos. Huelva, Club de Escritores Onubenses, 1984
Ámbito de la diosa. Sevilla : Ediciones Alfar, 1986
Cantos del llamado. Huelva : Diputación Provincial, 1990
Orfeo encuentra el mar. Madrid : Huerga & Fierro, 2002
Corona de silencio (selección de poemas). Huelva : La voz de Huelva, 1999. Col. Poetas onubenses contemporáneos
Viajero de la luz. Sevilla : Ediciones Alfar, 2004
Aires de Roma andaluza. Arie di Roma Andalusa (antología bilingüe, italiano-español), antología compartida con Juan Cobos Wilkins y José Antonio García. Traducción y edición de Mercedes Arriaga Flórez. Sevilla : Arcibel Editores, 2005.
Si amaneces mientras caminas (2007)

Otras publicaciones:
Diván de las mensajeras. Sevilla : Ediciones Alfar, 1994. Relato histórico sobre la pequeña y efímera taifa de la isla de Saltes
Odón Betanzos Palacios: vida y obra. Nueva York, 1974. Estudio bio-bibliográfico del poeta de Rociana del Condado residente en Nueva York


Premios
Es finalista del Premio Mundial de Poesía Mística “Fernando Rielo” 1988, fallado en Naciones Unidas, es además Premio Michael Madhusudam a la creación literaria (Calcuta 1992), y Premio Internacional de Poesía “Antonio Machado” (Colliure, 1999).








La sangre que derramó esta espada

La sangre que derramó esta espada
el polvo la cobija, en la luz va dispersa.

La sangre que empuñó esta espada
en libros se cuartea como sueño imposible.

Los ojos que la miran sólo ven un espejo
distorsionado y frío donde el dolor triunfa.

Ambas sangres se juntan a espaldas del azogue
así como las aguas que separa una quilla.

Este sol que nos nace, este sol que nos puede,
brillar hizo su hoja y mordió sus aceros.

También él se consume en tropel amarillo
esparciendo su baba en la quietud magnífica.







EL CAZADOR DE HAIKUS

Juan Drago

Octubre, 1995




A Jacques Issorel





El gran sendero no tiene puertas
miles de caminos llevan a él
Mumon



ABEJARUCO EN VUELO

Hasta tu vuelo
alcanza mi mirada
como ballesta.





Solas mis flechas
van dando en el secreto
de tu belleza.

Puente de las Ortigas






CORRELIMOS

Veloces patas
rompen la ardiente plata
de la marea.

Playa de Mazagón









FLOR DE CANTUESO

Balanceo azul
tristeza ante las alas
del heliotropo.

Pinares de Mazagón






PETIRROJO

La luz primera de enero
vibra encendiéndote el pecho.

Laguna Madres de Avitor







Entre mis manos,
el corazón medroso
de este jilguero.


Rociana








Los lanceros de la aulaga
tienen el alma amarilla.


Finca de La Vaqueriza







Ave muerta bajo un tilo,
dibujo quieto en las aguas.


El Mestro







Sobre la duna,
viejo enebro del aire,
laúd del océano.


Hato del Difunto






CERVATILLO MUERTO

Sus dulces huesos
en la yerba dibujan
una galaxia.


Llanos de Velázquez








ARRAYÁN DEL ARROYO


Dulces migas de arcángel
a orillas de un secreto.


Lucena del Puerto







Gorrión de acacia amarilla
anida en acacia azul.


Jardines de Santa Marta







CORAZÓN DE PALMITO

Entierras tu corazón albiamarillo
como un monje su luz en el silencio.


La Vaqueriza






CIUDAD DE SALTÉS

La mano que cerró la última puerta
abrió la flor del olvido.


Isla de Saltés

jueves, 30 de diciembre de 2010

2736.- FRANCIS VAZ


FRANCIS VAZ. Nació en Huelva, en 1962. Es coeditor de la revista de narrativa “Tranvía”, director del programa radiofónico “El jardín de la memoria”, y de la tertulia literaria Cafe del Arte.
Es autor de:
“Palabra y piedra” (Huelva : Diputación Provincial : Fundación El Monte, 2001. Col. “Cuando llega octubre; 14”).
“Artistas por supuesto” (Huelva : Bar 1900, 2002), es su siguiente obra.
Ha publicado en las antologías poéticas:

“Carne picada : antología clandestina de la poesía onubense contemporánea”
“Voces del extremo, I” y “Voces del extremo, II”.
"Anfitriones : Antología poética de Ángel Poli, Francisco Ruano y Francis Vaz : Diez años de Madera Húmeda [1994-2004]" (Huelva : Cacúa, 2008)





Poemas





Cada mañana veo en vosotros el orgullo
de sentiros importantes e imprescindibles
y no alcanzo a comprender tanto esfuerzo
si la vida no es más que hostia tras hostia
una sucesión de pérdidas incontrolable
ante el que el microscópico Ser humano
nada puede hacer salvo resignarse
os apartáis de mi camino porque apesto
a alcohol y no domino la línea recta
pero soy parte de vosotros
y no os queda más que aguantar
mi presencia y mis palabras
aunque os joda

Drink River tiene dos orillas
aparentemente distintas
y sin embargo iguales
en ambas la luz lo muestra todo sin censura
y en ambas la verdad se oculta con mentiras
mentiras en la que creemos ciegamente
ciegos de convicciones y símbolos irreales
y hablamos de revolución y de progreso
confiados en imponer nuestras consignas
y lograr el liderazgo
aunque sea del asqueroso basurero
que edificamos como hogar

no puedo entender tanta estupidez
¿por qué hemos de ser tan importantes?
despréndete por fin del perverso disfraz
que con orgullosa humildad me muestras
y observa la luz de la palabra en esos ojos
porque mirar solo mirar ya es suficiente

De “Antología de Drik River” inédito








El futuro es incierto y quién sabe
si el misterio se impondrá a los prejuicios
queda claro que en Drink River
se emborracha cada noche un escéptico
que morirá asesinado o no
y es más eso no importa
lo que importa es que aquí se detenga la corriente
que riega campos de golf y deseca ciénagas
que el agua es vida y la vida
es de todos patrimonio

la niña es un afluente que nos llama
y nos dice que la risa y la ternura también sacian
la niña carece de la máscara
y la luz inunda su rostro de un amor indescriptible
ese es el crimen más obsceno de occidente
cegar el manantial en los ojos de los niños
condenarlos en nombre del amor a ser adultos
y exigirles que no abandonen la esperanza
en que es posible mejorar el mundo
predicar que la belleza de la flor es eterna
si resguardas su semilla de la lluvia
y la elevas por encima de la tierra

ese es el crimen más obsceno de occidente
y no importa porque es crimen productivo

De “Antología de Drik River” inédito







LA SEMILLA

Prisa, mucha prisa, aceleramos sin freno nuestros pasos sin saber, en realidad, adonde nos dirigimos, porque la aceleración continua nos impele al precipicio de la ceguera más bruna.
Sobre las dunas arenosas del desierto del Sudán camina un hombre que ha perdido sus pasos, el pájaro que vuela sobre su cabeza se apiada de él y abre el pico, soltando la semilla que encontró allá en tierra fértil. El hombre mira hacia el cielo y no ve nada, ni siquiera una nube. Con sus manos siembra la semilla en la árida superficie del desierto, y espera, espera pacientemente. Riega cada día con la única humedad posible (sus lágrimas) la mínima extensión de arena que la cubre. Y sigue esperando con tenacidad absurda hasta que el cuerpo cede y se abandona a ser comido por el sol y los buitres. Entonces los líquidos de la putrefacción fertilizan la semilla y ésta comienza a germinar pausadamente, arraigada con fuerza a la arena más voluble e hinchándose de frutos poco a poco. Ese arbusto verde, hermoso y preñado que es ahora, quiere regalarnos esos frutos y espera pacientemente una mano humana que la alivie, espera con resignación que alguien perciba su milagro. Pero es imposible, la aceleración sin freno de nuestros pasos ha sellado la ceguera permanente en unos ojos inmensos y acechantes que ya nada reconocen. La planta acaba muriendo a nuestro lado, implorándole a los pájaros en su último estertor que recojan sus semillas con el pico y divulguen su mensaje desde el cielo.

De “Microrelatos”








El escritor cree comprender a sus personajes
por eso viene aquí como un espectro
patético espectro sin papel en obra alguna
siempre le acompaña algún libro
becker o kafka por ejemplo
y uno propio titulado "Loor de vanidades"
pide una cerveza sin alcohol
coloca su libro bien a la vista
y simula leer el otro
fingiendo con ahínco rostro de erudito
la verdad es que lame y liba visualmente
el culo de las putas
las tetas artificiales de Paca la travesti
el profundo escote de la niña monganga
nunca habrá sin embargo acercamiento alguno
su estatus intelectual es una alambrada
que impide el paso a las flores de la ciénaga
se va temprano mañana ha de madrugar
tiene previsto visitar al diputado
o al editor o al concejal de cultura o…

ya en su dormitorio no le cuesta desvestirse
tiene muy ensayado eso de bajarse el pantalón
y antes de dormirse sueña con carnes apretadas
mientras agita con la mano
su pene triste y solitario
luego dormirá sereno y a lo ancho
como un gran conquistador

Del poemario
Antología de Drink River







A Eladio Orta, naturalmente


QUILLO, VIDA SANA


La voz de Eladio
breve, nubosa
desde el fondo del W.C.
"Francis tú lo llevas chungo,
sigue así, que no veas cómo vas a acabar.
Quillo, vida sana"
Y sin saber
hasta qué punto amo yo el deporte,
ser como Carl Lewis,
el más rápido y
llegar antes que nadie
hasta la meta.

FRANCIS VAZ, Artistas, por supuesto, editorial Bar 1900






“Ya no sé qué coño es esto de la vida
si me seduce la nuca suave del conejo
el golpe la rabia o mordedura
o seguir tenso esperando que el alcohol
me encharque los pulmones

estoy harto cansado y duele tanto
este rictus despiadado esta sonrisa
esta mirada obscena y egocéntrica
analizar desde lejos las grietas del derrumbe
como seres superiores de la nada

qué patético el deseo la esperanza
la lucha la hucha el beneplácito

que prenda en estos huesos ya la llama
y os alcance el ardor de mi desprecio
que muera ya la noche y no amanezca”.







PARRICIDIO

Ahora que el volcán se apagó ya para siempre
y su humo fue tragado por la tierra del descanso eterno.
Ahora, ¿me pides palabras?, padre.
Furia es la primera que podría darte, aquella que sentí
al oír los golpes que soltabas en el rostro de mi madre.
Sigo oyendo los golpes aunque no estoy en la madriguera
en la que yo y mis hermanos nos refugiábamos.

Ya sé que el mundo espera una elegía cuando el poeta
habla de su padre, pero suplico al lector que me comprenda.
Mi padre no estuvo en la cárcel por ser un héroe clandestino
en tiempos de injusta dictadura. No sufrió explotación
ni fue víctima de la política. Fue un preso común, un desalmado.
El ser más despiadado que jamás he conocido. Sobre una silla de ruedas
quizás viva aún la prostituta de la que un día creyó enamorarse.

¿La cultura para qué te sirve?, niño, me decía. ¿Para qué te pago el colegio?
Si aún no sabes que hay que respetar a un padre. Que te di la vida
y por tus venas fluye mi sangre. Que los dos somos el mismo fuego.
La misma raíz del árbol milenario tras el que se ocultan los depredadores.
No, padre, no. Tú escogiste el camino del machete y de la piedra. Apresar el río,
obligarle a desviarse. Yo me zambullí en el agua surcando nuevos horizontes.
Amaneceres donde las manos sólo recuerden cómo acariciar la piel desamparada.

No te echo de menos, padre, en absoluto, y nada te perdono.
Aprendí a odiarte cada día. Y ahora, después de tanto tiempo
ni sé qué siento. Te recuerdo como un dolor de muelas, como la extracción
de un diente sin anestesia, pero olvidé ya, posiblemente, odiarte.
A veces, en la penumbra de la rabia, deseé asesinarte. Confieso
que mil veces troceé tu cuerpo y alimenté con tu carne a los cerdos.
Y los vi tan felices que, antes de huir, les prometí no volver jamás.

Hoy en día, padre, ni sé dónde yaces enterrado.
Espero que en las tierras más profundas del olvido.




2735.- UBERTO STÁBILE


Uberto Stábile Rodríguez-Vergés nace en Valencia en 1959. Pasó su infancia en Barcelona y después residió en ciudades como Madrid, Roma, Alicante y Bolonia. Desde 1991 reside en Huelva, donde se encuentra muy vinculado a los ambientes literarios de la provincia. Cursó la carrera de Geografía e Historia en la Universidad de Valencia, en la especialidad de Historia del Arte.
Trayectoria literaria:
A finales de la década de los 70 comienza su actividad editorial con la publicación de pequeñas revistas de creación literaria como Xenia, Samarcanda y Bananas o la revista de cine y poesía Obra Abierta. También en la ciudad de Valencia pone en marcha las las colecciones de poesía Cuadernos del Mar (1980-1981) y Malvarrosa Ed (1983-1990). En 1982 redactó y publicó el Primer Manifiesto Impulsionista y en 1984, junto a Tiziana Quattrucci y Gino Iacobelli, publicó en Roma Cien días de mayo, Segundo Manifiesto Impulsionista . En estos años, trabajó esporádicamente de fotógrafo, cartero, educador social, editor, inspector del I.N.E., promotor editorial, camarero, traductor y librero, amén de largas temporadas de vagabundeo y desolación. También dirigió durante algún tiempo el café-galería-librería Cavallers de Neu en Valencia, un local de intensa actividad cultural muy ligado al proyecto de la Editorial Malvarrosa.
Ha traducido obras de Pasolini, Ginsberg, Kerouac, Burroughs, Ferlinguetti y Lou Reed. En 1988 representó a España en la modalidad de Literatura en la Bienal de Jóvenes Artistas del Mediterráneo (Bolonia, Italia). Ha realizado exposiciones de pintura, actuaciones como batería en grupos de rock y trabajos entre los bastidores de algún teatro local.
En 1986 fundó, junto a otros jóvenes escritores, la Unió d’Escriptors del País Valencià, en la que ejerció de secretario.
En 1988 representó a España en la modalidad de Literatura en la Bienal de Jóvenes Artistas del Mediterráneo (Bolonia, Italia)..

En 1991 se traslada a Huelva, donde trabaja como coordinador de actividades culturales en la Fundación Juan Ramón Jiménez de Moguer. En octubre de 1992, funda junto a otros la Tertulia y Asociación Cultural 1900, con sede en el café del mismo nombre de la capital onubense y que se convierte en un foro de intensa actividad cultural y creativa. Impulsa y coordina la colección de cuadernos literarios Ediciones del 1900, en cuyo medio centenar de títulos publican muchos de los autores de la nueva generación de poetas y narradores onubenses.

En 1994 inicia, en solitario, un nuevo proyecto editorial, la revista de poesía Aullido, publicación de periodicidad anual y carácter monográfico, en la órbita de la llamada poesía de la conciencia, donde participan numerosos representantes de la actual poesía española: Miguel Casado, Fernando Beltán, Jorge Riechmann, Antonio Orihuela, Inmaculada Mengibar, Angel Petisme, Roger Wolfe, José Mª Parreño, Luis Felipe Comedador, Isabel Pérez Montalbán, Jesús Aguado, etc. El proyecto se amplia en 2007 con una colección de libos Aullido Libros, orientada basicamente a la edición y difusión de autores mexicanos como Margarito Cuéllar, Dante Medina, Will Rodríguez y Omar Pimienta.

En ese mismo año de 1994, organiza por vez primera los Encuentros Internacionales de Editores Independientes y Ediciones Alternativas, encuentros que viene dirigiendo ininterrumpidamente hasta la fecha de hoy bajo el nombre de EDITA. Estos encuentros, reúnen anualmente alrededor de un centenar de pequeños editores y han generado un fondo documental especializado cercano a los quince mil ejemplares.

Durante los años 1995 y 1996 fue Comisario de la Feria del Libro de Huelva. En 1996 entra a trabajar como técnico de cultura del Ayuntamiento de Punta Umbría, donde realiza labores de diseño, planificación y programación de actividades culturales, entre las que destaca una prolífica producción editorial. En 1997 funda la Asociación Profesional de Gestores Culturales de Huelva, que se convertirá años más tarde en la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía (GECA) de la que ha sido secretario desde su creación.

Desde el año 2005 convoca y coordina el encuentro Palabra Ibérica para la difusión y promoción, a uno y otro lado de la frontera, de escritores españoles y portugueses, encuentro que se complementa con una colección de poesía y un premio de poesía bilingüe que bajo el mismo título se convoca anualmente. En el año 2007 crea y dirige el Salón del Libro Iberoamericano de Huelva. Ha creado y coordina, junto al poeta Pepe Varos, el portal en internet que bajo el nombre de Editalter.com, difunde y promociona las editoriales independientes en la red.

En la actualidad forma parte del consejo de redacción de las revistas literarias Alforja (México D.F.) y Licántropos (Sonora, México), y es asesor literario de la Fundación Caja Rural del Sur y de la Comisión de Cultura de la Federación de Municipios y Provincias de Andalucía. Es además creador y coordinador de los site web www.riepa.org y www.editalter.com .


Obra publicada:
Su poesía ha sido traducida al italiano, portugués, búlgaro, catalán y francés y se encuentra recogida en numerosas antologías nacionales e internacionales.
Dentro de su faceta como poeta destacan las obras:
En torno a un mar (Valencia : Cuadernos del Mar, 1980)
Distrito marítimo (Valencia : Cuadernos del Mar, 1981)
El estado de las cosas (Valencia : Fernando Torres, 1982)
Hermosas escenas de la noche (Valencia : Universidad, 1984)
Haikú Romano (Valencia : Victor Orenga, 1985)
El pianista del Metropol (Valencia : Malvarrosa, 1985)
De Kategorías (Valencia : Diputación Provincial, 1988)
Rendez vous (Valencia : Línea de Sombra, 1991)
Las edades del alcohol (Elche : Diarios de Helena, 1995)
Perverso (Coria del Rio, Sevilla : Ayuntamiento, 1997)
Los días contados (Elche : Diarios de Helena, 2000)
Empire Eleison (Ayamonte : Crecida, 2000)
Cien días de mayo (México: Homoscriptum, 2006)
Entre candilejas y barricadas (narrativa), (Huelva: Caja Rural del Sur, 2006)
Maldita sea la poesía (Zaragoza: Eclipsados, 2007)
So mais uma vez (Torres Vedras, Portugal: Livro do Día, 2007)
La línea de fuego (Valencia : Brosquil, 2008)
Habitación desnuda (poesía 1977-2007) (Tenerife : Baile del Sol, 2007)
Viejos y Malditos (Monterrey, México, Universidad de Nuevo León, 2008)
Tatuaje (México D.F., Atemporia, 2009)
Suyas son también diversas obras de crítica e investigación literaria:

Cristina Peri Rossi (Valencia : Cuadernos Quervo, 1984). Estudio y antología de la autora.
Guía de Recursos Literarios de la provincia de Huelva (Huelva : Diputación Provincial, 1996). Documentación.
Mujeres en su tinta: antología de la poesía de género en Huelva (Huelva : Caja Rural, 2003). Estudio y Antología.
Diccionario Literario de Huelva (Huelva : Diputación Provincial, 2006) Col. Enebro.
Entre candilejas y barricadas (Huelva : Caja Rural del Sur, 2006). Col. "La espiga dorada". Recopilación de artículos periodísticos convertidos en obra literaria con un estilo ameno, amable y apasionado.






ESTO NO ES PARÍS

Esto no es París
ni son las cinco de la tarde
ni llueve
ni hay cómicos en las calles
y tampoco en esta esquina
de esta ciudad que no es París
hay un organillo sorprendido
ni un bohemio pintor
ni una botella de vino
porque a las cinco de la tarde
esta ciudad no es París
y no existe un amor curioso
escondido tras los visillos
mientras canta Edith Piaf
Les amants de Paris
ni el recuerdo del Sena
se lleva mis tristes recuerdos
de esta ciudad sin noche
ni espejos de miel
y no miento si digo
que Paul Eduard salió de mi habitación
con alas de mirlo blanco
por la ventana de esta ciudad
que no tiene palomas ni alegres borrachos
porque a las cinco de la tarde
esta ciudad no es París.

(de Distrito Marítimo, Ed. Cuadernos del Mar. Valencia, 1980)








EL CONFERENCIANTE SIN CABEZA

Hablemos de los que no cuentan
de quienes viven colgados
de los que temen la verdad
de esos anónimos delincuentes
anclados en los diarios locales
donde las secciones de sucesos
se ceban de literatura barata.

Hablemos de los sin perdón
del incremento salarial
de los estúpidos conspiradores
de la realidad tal cual.

Finjamos entonces benevolencia
donde la intransigencia es norma
admitamos al menos
que sin su miseria seríamos
incapaces de disfrutar
el próximo verano en Ibiza.

(de Kategorías, Ed. Diputación Provincial de Valencia, 1988)








AGUARDIENTE

Bebo sin sed, bebo sin prisa,
Bebo como el pirata bebe tras el saqueo
Como bebe el soldado en su trinchera
Bebo con miedo a beber sin ti.
Te niego y te bendigo
mi transparente boca es también oscura,
soy un astro sin luz
una bombilla fundida.
Como todas las historias de amor
la nuestra aquí concluye,
tu beso caliente
tu fugaz consuelo
ni a ti ni a mí nos hizo eternos,
recordaré tus consejos cuando la canción termine.

(de Las edades del alcohol, Ed. Diarios de Helena, Elche, 1995)








Y AHORA DIME QUE ME AMAS

Te dejaré sola en casa
Fregarás por mí los platos
Amaré por ti a otras
Te arrancaré una costilla
Construiré el mundo en seis días
Te sacaré de paseo los domingos
Tendrás derecho a votar
Alquilarás vídeos
Dormirás sola
Te preguntarás por mí
Sabrás llorar cuando te perdone
Y también cuando te olvide
…y ahora
dime que me amas

(de Los días contados, Ed. Diarios de Helena, Elche, 2000)

13

Colocaré victorias en una balanza
y todas las derrotas en otra.
Me ceñiré una venda sobre los ojos
y cargado el revolver junto a la sien
decidiré más tarde si fue preciso jugar,
ganar o perder.
Este nuevo camino carece de límites.
Tus labios son mi catedral,
donde cultivo la más densa de mis devociones.

(de Cien días de mayo)

Nota: Los anteriores poemas han sido tomados del libro Cien días de mayo, de la Editorial Homo Scriptum, 2006.






Linaje

Toco los poemas como tú me tocas
como rinde pleitesía el corazón al tiempo
como se piensa octubre
o sucede una canción.
Toco los poemas para poder tocarte
esta oración de crudo invierno
esta rebelión de amor y carne
penúltima provincia de mis palabras.

Toco los poemas como puentes
encadenados al río y lloro
vértigo del tiempo que ya no tengo
caricia y cónclave de la memeoria.
Toco para reconocer cautivo
las primeras horas del madrigal
luz en verso propio y ciénaga donde
más allá sólo
existo y muero.







PHOTO PRESS


Te conozco bien,
tu eres la fotografía de un niño hambriento,
la última morada de la conciencia
junto al anuncio del nuevo software.
Tú eres la conversación que no se sostiene
el reducto de mi rabia y la paciencia desbordada.
En tu ignorancia vivimos todos
en tus ojos saltones
—tripón y canijo—
en tus envejecidos rasgos que anuncian
la inminente muerte y el debate en televisión.
Te conozco tanto que ya no te temo
ni me quitas el sueño que no tengo
ni podrás nunca competir
con la imagen que te robó el alma.
Campo de refugiados
donde gravitan los corazones
donde los cuerpos tendidos como ropa
se sostienen al filo de la media vida.
Desconfía entonces
de quienes fotografían sin pudor tu suerte,
vuestra muerte está sobrevalorada.





JACK KEROUAC, POCAHONTAS Y YO

Íbamos Jack Kerouac, Pocahontas y yo
camino del sur en mi vieja furgoneta escuchando
John Lee Hooker en la radio
Despeñaperros pa’bajo y algo más en el cuerpo
cuando recogimos al estudiante colombiano
haciendo autostop en la gasolinera de Bailén
con un master en geología y dos piedras de hachís en el bolsillo,
contando historias de Manu Chao y las FARC
y el estado de sitio y una muchacha de Cáceres que le prometió el amor
y se quedó con sus travelcheques como recuerdo.


Íbamos, digo, camino del sur desentonando a coro al Camarón
palmeando sobre el salpicadero de la Nissan
creyéndonos libres y soberanos en un país que no reconocemos
ni quiere reconocernos,
cuando vimos la luna sobre la ciudad de Córdoba y suspiramos
como si fuéramos niños de plata en un jardín prohibido,
y nos cogimos de la mano porque en un momento todos fuimos indios
como Pocahontas, Moctezuma y nuestro amigo colombiano,
indios en una reserva de vino, ceniza y hechizos,
y conjuramos al futuro para que nos fuera propicio
y el futuro se nos hizo de pronto irreversible, irreverente, irrevocable.

Y tuvimos que enterrar en una sola noche
a los amigos que habían muerto desbocados, de amor,
de sobredosis, de locura, de la vida misma que ahora nosotros
en el umbral del siglo reclamamos desde la memoria.
Como pasajeros de un poema sin destino
íbamos Jack Kerouac, Pocahontas y yo
camino del sur encañonando con insolencia
la sien plateada y sospechosa de una Europa limpia
ordenada y preparada para repeler el hambre que nunca
nos dejaron reclamar.

UBERTO STABILE (Poemas aparecidos en el nº 3 de la revista
The Children’s Book of American Birds, que edita el Club Leteo)

2734.- ANTONIO DE PADUA DÍAZ


ANTONIO DE PADUA DÍAZ
Nace el 8 de enero de 1962 en Huelva. Licenciado en Historia por la Universidad de Sevilla, periodista y arqueólogo.
Fue el creador de la revista de literatura Océano, que editó y dirigió entre 1992 y 1997, cofundador de la tertulia Las noches del 1900 y coordinador del suplemento cultural Mosaico que publicó durante dos años el periódico `Huelva Información', diario del que fue redactor durante casi nueve. Así mismo, colaboró en ‘Odiel Información’ con una columna quincenal y en ‘El Mundo-Huelva Noticias’ con una tribuna semanal durante dos años, habiendo firmado más de doscientos artículos de opinión en su dilatada trayectoria periodística.
Obra poética:
Tiene publicados los libros:
Poemas del Paseante (Huelva : Diputación, 1993),
Urbano desvelo (Sevilla: Junta de Andalucía, Dirección General de Juventud y Voluntariado, 1994). Finalista del IV Certamen de Literatura Juvenil – Poesía - "Gustavo Adolfo Bécquer"
Santuario Azul (Huelva : Ediciones del 1900, 1995),
Poemas de diario (Ayamonte : Crecida, 1998),
Estado de sitio (Madrid : Vitruvio, 2001),
Poesía armada (Béjar, Salamanca : El Sornabique & lf ediciones, 2003)
Historias de Sara : 25 poemas para leer a niños pequeños (Huelva: Fundación Caja Rural del Sur, 2003). Los beneficios obtenidos por su venta se destinan a UNICEF, gracias al convenio firmado ese año entre la propia ONG, la Fundación y el poeta (Nota de prensa de la Fundación Caja Rural del Sur de 8-7-2003 ).
Cuaderno de un extraño (Huelva : Cacúa, 2005). Ficha en el catálogo de la editorial Cacúa .
También tiene publicado un cuaderno de viaje Carta desde esta tierra del Sur (Punta Umbría : Paraíso, 1997), su primer texto en prosa que ve la luz.



NECESITO UN porsche
para en una curva
cerrada
de un volantazo
en el pecho.
Pero antes
pisar a fondo el acelerador
colocarlo a doscientos
y recorrer a toda hostia
carreteras de la costa
junto al mar azul,
frente a tu verde recuerdo.
Necesito un porsche,
negro,
para olvidarme de ti,
definitivamente,
y alcanzar
de una puta vez
el olvido de todos
al que yo también tengo derecho.
En la próxima curva, te lo juro,
acabo contigo, vida mía.






LA CHICA DEL ANUNCIO DEL MARTINI EXISTE

Allí estaba la chica del anuncio de Martini
en la sala de grados de la vieja
Facultad de Geografía e Historia
soportando un apasionante doctorando
acerca de la definición de los procesos
lineales sobre la base del materialismo histórico
durante el bronce pleno en el suroeste de España
ya digo, apasionante.
Sentada justo delante mía la chica del Martini
y yo sin las gafas de sol de cristales negros
de pasta y patillas todas negras
sin el terno negro y blanco
ni el metro ochenta mínimo
para que ella con su cara de erótico hastío permanente
se fijara en mí
por tener que aguantar a un clon de Onassis
que tampoco estaba allí, en la sala de grados,
para que yo pudiera servirles
sendos martinis en vasos cortos
y pegarle un manotazo insolente al tal Onassis
como a la criatura sé que le gusta.
Y la motora, a ver de dónde sacaba yo
en pleno centro de Sevilla un mes de octubre
a la una de la tarde una lancha rápida
o un camarero con bandeja de plata sonriendo
y poco después con cara de ennortado
tras robarle la botella
en fin ya digo una tesis doctoral acojonante,
con doctorado apto cum laude
y la chica del anuncio de Martini
que no me dedicó ni una mirada
suspendido, suspendido,
y yo venga a pasarme el dedo por los labios
y la falda de punto que no se le enganchaba
a la chica del anuncio de Martini
en la sala vetusta de grados
de tan antigua facultad.
En fin que no sé para qué leches
me he dejado yo estas patillas
que de hoy mismo no pasa que me afeite.
Ya les decía, apasionante lectura de tesis doctoral






Cuando el sol inunda las entradas de mi casa
sé que estás a mi lado
porque tu piel de él forma parte,
hueles a papeleria antigua,de otros tiempos,
a lápiz de madera y grafito,
en tu alma ecológica recoges a pobres diablos
y con mano izquierda lirios azules,
besas a los amigos con tu boca poderosa
y a los hombres,con la mirada.
Siempre creo que formaste parte de mi vida
y jamás te he vivido,
como naúfrago solitario te espero
agarrado a la madera de lo poco que me queda:
unos cuantos poemas,cinco corbatas y mis libros preferidos,
no sé si existes tú,isla María,
en mis versos o en mi deseo,
pero hoy tu nombre se hace agua en mi boca
y a diario lo pronuncio,
volver a soñar con imposibles a tu lado,
pasear por las ciudades enlazados
y que en los hoteles nos conozcan por señores amor,
si algún dia te puede la nostalgia
en el borde del mar búscame,
siempre te espero en la arena,allí donde nace el infinito.







del libro "Poemas del Paseante "

Sentado en mi cama
de la habitación número once
por la doble ventana
miré la casa rosa y blanca
de todos los días posiblemente
del siglo dieciocho.
Me puse la camisa y se hizo un espléndido
silencio ni tranvías ni voces
ningún sonido. Entonces
vi volar palomes grises
que tampoco hicieron ruido
y sentí un momento,
aún así en calzoncillos,
la paz como sería.

Praga, agosto de 1.990